Colillas que llevan cola

Uno de los varios problemas de la ciudadanía es que hacer con las colillas, que vamos arrojando por la vía pública…Otros, los chicles que tiramos en las aceras y que dejan huella en el pavimento y por ultimo todas aquellas que van como locos en su patinete entres los peatones, los que piensan que están en una playa y van con el torso desnudo, y mucho mas que podría enumerar que no respetan las normas del buen ciudadano.

En concreto me voy a referir a mi ciudad Mahón, que se ha convertido en un punto de referencia cultural, a nivel nacional y con la apertura reciente de la galería de arte contemporáneo suiza Hauser&Wirth, ubicado en la Isla del Rey, escogiendo el lugar el matrimonio formado por Manuela e Iwan With, referente mundial, así como la galería Encant, inaugurada hace más de 20 años, en la calle de la Infanta.

La Isla del Rey, desde que los voluntarios están trabajando, el año 2004, ha sido un lugar libre de colillas, o sea, llosques, porque los pocos fumadores y visitantes ya se encargan de guardarlas para mejora del medioambiente…Espero que esta sana costumbre se siga aplicando en la Galería Hauser&Wirth…

Apreciado lector, te recomiendo que cuando vayas por las calles mahonesas, te fijes en el suelo y comprobarás la gran cantidad de colillas, llosques, que han sido lanzadas incívicamente por los guarros ciudadanos…El otro día pasé por la calle del Rosario y es Longuet, es forn artesà, había instalado al final de su terraza un cenicero también artesanal, que recomendaba a sus clientes utilizar el cenicero o sea, es cendrér…Felicité a mi amigo Toni, por esta original idea, ya que es imposible a los fumadores <<recomendarles>> no fumen en la calle, que sería lo ideal para el medio ambiente…Sigo en la misma zona y una chica sale de su oficina para fumar cerca de su portal aprovechando un descanso, y para mi sorpresa observo que lleva un bote de cristal para depositar las colillas…!Bien, por estas iniciativas cívicas¡

dav

Nos desplazamos a la zona “cero” de nuestra ciudad o sea, la plaza de la Constitución y allí nos encontramos una gran cantidad de colillas, lloscas, esparcidas por toda la plaza…Pero como me comenta uno de los propietarios de un bar, le es imposible, como pasa al resto de los bares, que por mucho que intenten limpiar su zona, las jodidas llosques se incrustan entre los adoquines…I què hem de fer!!! No les podemos ni reñir, porque están protegidos…Vatuadell cent llamps, ya es complicado caminar por encima de estos incómodos adoquines y encima le tenemos que añadir que dicha plaza se ha convertido en un cenicero de muchos metros cuadrados.

Señores de Dalt la Sala, hay que tomar medidas, multando a los que lanzan las colillas a la calzada o acera, si no tenemos una ordenanza, a crearla tocan; también instalar más papeleras con su correspondiente cenicero…En la calle de Sant Jordi, recién restaurada, se han instalado varias de estas papeleras, que he mencionado. !Bien¡

Mi recomendación final, por motivos de salud y billetaje, es que la gente deje de fumar. En caso contrario no lanzar las jodidas colillas al suelo, que vayan provistos de un cono para guardarlas. El Ayuntamiento, instaló unas placas metálicas, para recordarnos que el mar empieza en la parte superior de Sa Costa de Sa Plaça y arriba de la calle Portal de Mar…no sirven para nada porque dentro de las rejillas hay las jodidas llosques…Si vivim coses veurem.

josebarberalles@gmail.com

Leave a Reply