Un día en la Isla del Rey

La película dirigida en el año 1937 por Sam Wood <<Un día en las carreras>> es un clásico de los hermanos Marx, Groucho, Harpo y Chico. Chico en sus películas tocaba el piano, compañero inseparable de Harpo era el único capaz de entenderlo, este último se hizo famoso por su papel de mudo, con su peluca naranja, su gabardina con los bolsillos llenos y una bocina…la figura de Groucho, era característica su forma de andar, gafas redondas, cejas gruesas, bigote y el habano, considerado el cómico más influyente de todos los tiempos y sus frases geniales…como: “Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente”, “En las fiestas no se sienta jamás, puede sentarse a su lado alguien que no le guste” o “Nunca olvido una cara, pero en su caso haré gustoso una excepción”, etcétera, etcétera.

Después de esta introducción, vamos a la película (ficticia) de los domingos desde hace unos catorce años, <<Un día en la Isla del Rey>>.

Llego a Es Castell, concretamente en la zona de la calle Fontanillas y en la acera que da a la cuesta des Moll de l´Hospital, un poste de madera se había roto y estaba tirado, pensé, ya que uno se ha roto y el otro queda firmes como un centinela, seguramente los jubilaran y los dichos cables aéreos los soterraran, ya que en esta calle se han efectuado obras recientemente y seguro que lo han previsto.

 

En él embarcadero nos reunimos voluntarios y visitantes, los primeros suelen ser los habituales y alguno que viene de vez en cuando, ya que no tenemos obligación de fichar cada domingo, para poder cobrar a final de mes; los visitantes hay de dos tipos, los que avisan con antelación y los esporádicos…El pasado domingo día 2, mientras esperábamos que Toni, viniera con la zódiac a por nosotros, siempre con una puntualidad británica, vi con alegría que mi buen amigo y gran poeta Ponç Pons y su esposa, venían a la visita dominical…Como es costumbre, después del desayuno preparado por Marga, con su equipo habitual Isabel, Carmen, Ángeles,  faltaban Meri y Valnea (por motivos familiares), nuestro presidente Luis Alejandre hace un parlamento, informando de temas interesantes relacionados con la actividad Isleña, pidió que Ponç Pons dedicara unas palabras a los asistentes…Este resaltó el gran trabajo llevado a cabo por los voluntarios, recuperando este preciado antiguo Hospital Naval Británico; a continuación firmó en el libro de visitas: «Impressionat per la feina feta, crec que els voluntaris/voluntàries de sa Fundació Hospital Illa del Rei són es millor exemple de sa bona gent que fa feina en benefici del món i de sa humanitat. Gràcies!».

José Muñoz me pregunta si había visto como había dejado Toni Barber, la zona boscosa…Toni Pons me acompaña, pudiendo comprobar la pulcritud en cortar la hierba, marcando caminos, alrededor de los árboles, de los cuales se encarga Marcos Segui…molt bé al.lots.

Vatuadell cent llamps, apreciado lector, mi gozo en un pozo, los de Dalt la Sala habían repuesto el poste roto por uno nuevo, o sea, que los cables seguían al aire libre, sin que los hubieran soterrado…si vivim coses vaurem.

josebarberalles@gmail.com

Leave a Reply