Los leones están tristes

 

En los años 60 cuando empecé a trabajar en banca, se daba mucha importancia a los edificios centrales de los Bancos y Cajas de Ahorros, de cualquier capital de provincia; el número de sucursales de las entidades financieras era fundamental, ya que el cliente valoraba mucho la proximidad de su hogar/negocio con la oficina bancaria.

Recuerdo con nostalgia que mi primer empleo fue de botones del Banco Español de Crédito, la oficina estaba ubicada en la plaza de la Constitución, en nuestra ciudad había tres oficinas financieras más, el Banco Hispano Americano, el Banco Central y la Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros.

Foto ANTIGUA

Un precioso edificio estaba situado en es carrer Bonaire, el cual figura en el libro “la ciutat des del carrer – anàlisi formal, funcional i simbòlic del casc antic de Maó”, editado por el Ayuntamiento de Mahón, con la colaboración del Colegio Oficial de Arquitectos de Baleares y la Caja de Baleares “Sa Nostra”, que según sus autores manifiestan que: 1916 Acord de construir un nou edifici per a Correus al carrer del Bonaire, entre els de l´Alba i de l´Església. Es fa un projecte de noves alineacions del carrer i es compren i enderroquen les cases afectades. L´edifici no s´inagurà fins l´any 1931. (sic). La fachada principal en la parte superior había instalado un reloj, en la segunda planta un mástil que sostenía la bandera Nacional y en la planta baja sobre las dos puertas principales nº 11 y 13, el rótulo CORREOS Y TELEGRAFOS y debajo del mismo con letra más pequeña CAJA POSTAL DE AHORROS, según fotografía publicada en este libro.

La semana pasada me dirigía a la peluquería Olimpic, para el repaso mensual de cabellera y oigo unos silbidos, me giro para comprobar si estaban dirigidos a mi persona, vatuadell cent llamps, no había nadie a mí alrededor, la cosa está jodida, pensé me estoy volviendo sordo u otra cosa peor…una voz débil me dice: <<Soy yo que a pesar de haberme tapado la boca con una pasta blanca, con la lengua he podido hacer un agujero, mi compañero está mes fatut perque no ha fet cap forat>>…Era el león de la fachada lateral. Me comentó que los dos estaban tristes, ya que nadie depositaba las cartas que los clientes de Correos, enviaban al Exterior o Interior, a consecuencia de haber echado el cierre,  como se dice vulgarmente. Correos otro edificio emblemático del centro de Mahón cerrado.

Foto STURLA

Foto JOSE BARBER

Seguía susurrando el león, por cierto conocido desde mi niñez: <<Nos han sellado las bocas, pero las orejas no y los comentarios de los ciudadanos son muy diversos>>:

“¿Será otro caso como el cuartel militar de la Explanada, un conjunto histórico muy bien emplazado, el Hospital Militar “Cuesta Monereo”, de la carretera de Sant Climent o el hospital Virgen de Monte Toro, que llevan años deteriorándose sin que se reformen?”

“Correos no solo ha cerrado un edificio emblemático si no que han trasladado las oficinas fuera del centro y a una calle donde no hay apenas aparcamiento, con las consiguientes molestias de los ciudadanos, las oficinas postales por regla general están en el centro de las ciudades.”

¿No había otra solución? ya sé que este edificio es muy grande para sus necesidades actuales y muy caro su mantenimiento pero, las opciones que se vislumbra para su reutilización no son muchas, ¿tendremos que ver como se deteriora lentamente?.

El centro de Mahón lleva tiempo vaciándose de las oficinas de muchos servicios del Estado o del Consell Insular, etcétera, como consecuencia la ciudad pierde movimiento, la vida que dan esos funcionarios, empleados y los propios usuarios, se desvanece y se desplaza a la periferia, y luego queremos revitalizar el centro…¡así no vamos bien!.

Espero que pronto se restaure, se le dé un uso de acuerdo con la importancia que tiene para el centro histórico de Mahón, como se ha venido haciendo con edificios cerrados, convertirlos en hoteles, si hoteles como hotel Sevilla, hotel Bustamante, hotel Central, hotel El Paso, los cuatro desaparecidos, el hotel Capri inaugurado el año 1974…¡hay señor! ahora se llaman Boutique Hotel, si vivim coses veurem, los mismos perros con distintos collares.

Teniendo en cuenta, que el centro anda escaso de buzones de Correos, ¿no sería interesante y práctico, que los leones tuvieran libertad de expresión, o sea, la boca abierta, mientras el edificio ande por el limbo inmobiliario, podamos depositar las cartas y recogida diaria pertinente?, seguro que dejarían de estar tristes.

PD. Creo que el Govern tendría que replantearse el reparto de ecotasa y en lugar de comprar Sa Tanca quedarse con el edificio de Correos.

josebarberalles@gmail.com

Leave a Reply