Manuel Orantes Corral un señor dentro y fuera de las pistas

(Publicado el 31.8.2018 en el DIARIO MENORCA)

La pasada semana en el Club de Tenis Mahón, el periodista Lluís Vergés, daba a conocer a un numeroso público la publicación de su libro titulado “Tenis en la luna”.

Para su presentación no había podido escoger mejor persona que hablaría sobre el tenis a nivel mundial, se trataba del campeonísimo Manolo Orantes.

El libro que recomiendo adquirir, que como dice el autor: “Es una suculenta celebración del deporte de la raqueta, su historia, sus anécdotas y algunos de sus trucos. La obra se desenvuelve como si se tratara de un partido a cinco sets, por el que van a desfilar Manuel Santana, Steffi Graf, Roger Federer, Rafa Nadal y otras grandes figuras.” En la página 103/4 se refiere a una gran figura, “La remontada de Orantes. El español Manuel Orantes perdía por dos sets a cero, cinco juegos a cero y 40 a 15 en contra, en el que parecía ser el último set en la semifinal del Abierto de los Estados Unidos. Se enfrentaba al argentino Guillermo Vilas sobre tierra batida y el partido se había aplazado en varias ocasiones por la lluvia. El español se sacó un conejo de la chistera, como dice el <<Tennis Hall of Fame>>, y dio la vuelta al encuentro superando cinco bolas de partido. Cuenta Luis López Varona en su documentadísimo libro Historia(s) del Grand Slam que esta noche el zurdo granadino no pudo dormir por la excitación de aquella trabajada victoria y por unas goteras molestas en su hotel. En la final, la gran parte del público, que no se había enterado del resultado pues el partido de semis había terminado casi a las doce de la noche, creyó que iba a ver un duelo entre su ídolo Jimmy Connors y el jugador argentino, pero fue el español que apareció en la pista para dar una lección de tenis al norteamericano y ganar el torneo por 6-4, 6-3 y 6-3, entre <<bravos>> y <<olés>> pronunciados por el público en genuino acento estadounidense. Al igual que su tocayo Santana, Orantes comenzó su carrera como recogepelotas en el Club de Tenis la Salud de Barcelona. Destacó no solo por la gran calidad de su juego sino también por su extraordinaria deportividad y por la sonrisa que le acompañaba siempre.” (s.i.c.).

En los años 70, mi esposa y yo, solíamos acudir al Club Tenis Barcelona, para presenciar los torneos Conde Godó. Recuerdo por las fotos que conservo y la filmación en super 8, que nuestro Manolo Orantes, gano el trofeo del año 1976, jugando la final con el estadounidense Eddie Dibbs, a quien derrotó en cinco largos sets.

Cuando mi etapa de presidente, año 1991/2, del Club Tenis de Mahón, contactó conmigo el gerente del club, para informarme que Manuel Orantes estaba en el club; vatuadell cent llamps, me personé rápidamente para saludarle y me dijo que le gustaría  entrenar con un compañero tenista, los días que estuvieran de vacaciones en nuestra Isla…Le pusimos a su disposición la pista 5 a las 19 horas y que si algún día no podía venir avisara para no reservársela. Fue un éxito de asistencia de socios para verlos jugar.

En diciembre del año 1991, conmemoramos los 25 años de la fundación del Club de Tenis Mahón, le solicitamos que si era posible participara en la celebración y vino acompañado de otro gran tenista Josele Moreno, para jugar un partido de exhibición.

De Manuel Orantes reafirmo, como escribió Luis López Varona, un tenista de gran calidad en el juego, extraordinaria deportividad y la sonrisa le acompaña siempre.

Gracias Lluis, por fichar a Manolo, en la presentación de tu libro y encantado de poderle abrazar de nuevo.

josebarberalles@gmail.com

 

Leave a Reply