Fachadas y el pilón solitario

 

A principios del pasado mes de enero, paseando por la Costa de sa Plaça, vi que estaban montando un andamio en la fachada del edificio que hace esquina con el Carrer des Rosari, concretamente donde está la librería Sa Catòlica, pensé, seguro que van a embellecer este edificio, acción   que merece una felicitación ya que se trata de una de las calles del centro más concurridas, tanto de visitantes como menorquines.

 

Como conozco y tengo buena relación, con la persona que regenta actualmente dicha librería, se me ocurrió comentarle que en su fachada de la calle del Rosari, desde hace años hay una tubería sujeta a la pared, que recoge aguas pluviales del tejado y que entorpece a los viandantes, que alguna vez han tropezado con la dichosa tubería…, entré para hablar con ella, comentar esta reforma de embellecimiento de su establecimiento y de paso recomendarle, que ya que están en plena faena, empotrar la tubería cuya acción sería vista con buenos ojos y los viandantes lo agradeceríamos…le gustó la idea y que se lo propondría al dueño de la finca.

Apreciado lector, hace poco he tenido una satisfacción mochilera, la tubería en cuestión ha sido empotrada en la pared…felicitaciones por escuchar mi recomendación y a la librera se lo he dicho personalmente. Gracias.

Cuando visité la ciudad de Oviedo, la cual ha recibido varios galardones nacionales y europeos reconociendo la limpieza como ciudad, premiada con Escobas de Oro y Escobas de Platino, una imagen que me quedó grabada en mi retina, fue que las fachadas se estaban rehabilitando, reparando, pintando, periódicamente, que añadido a la limpieza han recibido estos merecidos galardones. En Mahón, dentro de poco tiempo, el centro histórico relucirá y podrá presumir de fachadas, a consecuencia de haber convertido varios edificios en hoteles de ciudad y sala de arte…En uno ya podemos ver terminada la fachada y en otro me encanta como queda, ambos en carrer de Sant Roc… Vatuadell cent llamps, la imagen patética es ver la cantidad de cables que cruzan la calle a pocos metros del Pont de Sant Roc,  empotrados es la solución.

Para terminar, me comentaba mi amigo S. que en la calle Sa Rovellada de Baix, hace tiempo fueron retiradas las pilonas o bolardos, acción acertada por los de Dalt la Sala, pero, resulta chocante que como Gary Cooper, en la película <<Solo ante el peligro>>, una pilona ha sobrevivido al exterminio…Se halla en la calzada pegada al pertinente muro, entre los números 7 y 9, más firmes que un espárrago, perenne como el talaiot de Trepucó; recomendamos a los de Dalt la Sala, que si lo dejaron por olvido y no tiene utilidad alguna, sea retirado…ja que fa més nosa que companyia.

josebarberalles@gmail.com

Leave a Reply