Moll de Sant Antoni

 

Este pasado domingo, navegando por las aguas del puerto de Mahón, recorríamos la orilla norte, disfrutando de las vistas espectaculares, como es la Estación Naval de Mahón (no pudiendo divisar los tres pantalanes, ya que había el petrolero “A.C. Behar” descargando combustible), a continuación la Isla Pinto, con su recién pintada torre del reloj, que nos produce añoranza no escuchar las señales horarias de toda la vida; los banyers de pedra; divisamos la figura de J. montado en su bicicleta estática, haciendo el ejercicio matinal pertinente; de Cala Rata y Cala Ratolí, me vienen las imágenes de mi juventud cuando practicábamos la pesca de escopinyes gravades, manjar preciado de nuestro puerto, que en un par de horas, el botín era de varias docenas, nos deleitábamos como aperitivo, caldereta de escopinyes y dátiles de mar, al horno, etcétera, era la época que cualquier persona podía pescar con caña, con volantín, anar fer corns, pitjallides, dátils, ortigues de mar, no estaba prohibida ninguna de estas prácticas…en la actualidad prohibido todo ello, hasta el nadar…Llegamos a Sant Antoni, vatuadell cent llamps, en la cala no vemos que se haya reconstruido, el histórico muelle, que en esta sección denunciamos hace tres años…Cuando regresamos al cabo de varias horas, había zarpado  el petrolero de color rojo y en su lugar uno de color azul, el “Ginostra M”… si apreciado lector, en un día dos petroleros,  nos habían vendido la moto, que con el cambio de la zona de descarga, de Cala Figuera a la Estación Naval, vendrían muchos menos…res de res, recibimos más de treinta anualmente.

 

Vayamos al muelle de la cala de San Antoni. Era una de las paradas de las barcas de transporte de Can Reynés, ya que en los años 50 la mayoría de ciudadanos no poseían coche para ir a S´Altra banda a pasar el día, bajábamos a pié hasta Can Reynés, en el muelle de Levante, compra de tiquets y esperar embarcar para ser trasladados a la orilla norte de nuestro precioso puerto; en la cesta, mi madre había preparado unas tortillas, bistecs rebozados y el correspondiente refresco; nuestros lugares preferidos Cala Rata o Cala San Antoni; provisto de caña de pescar, caragolins de carnaza, a intentar capturar esparralls o donzellas; baño pertinente y a berenar…recuerdo que procurábamos no ser de los últimos en regresar, ya que más de una persona había tenido que hacerlo a pié, por despiste había perdido el último viaje del día.

En <<Es Diari>> de fecha 28 de enero del 2015, leíamos: <<Marina Menorca empieza a ordenar S’Altra Banda entre quejas vecinales. La eliminación de algunas estructuras y muelles históricos en mal estado enfada a residentes. Tras las obras de demolición de algunos muelles ubicados en la zona de Cala Partió, ayer la excavadora inició los trabajos en la Cala de Sant Antoni. Y así como la empresa concesionaria asegura que se eliminan por encontrarse en un estado muy ruinoso e incluso peligroso, algunos vecinos de la zona lamentan que la actuación afecte notablemente a la fragilidad e idiosincrasia de la zona. Fuentes de la empresa confirmaban ayer el malestar que los vecinos les habían trasladado al ver la excavadora en la zona, a lo que añadían que la filosofía de la iniciativa no es otra que mejorar las instalaciones. Su eliminación será compensada con nuevas instalaciones en Cala Partió y Cala Rata con el fin de dejar el mayor número de zonas sin elementos que desvirtúen su belleza, indican. Por su parte, los vecinos de Sant Antoni aseguraban ayer, muy enfadados, que no solo se han roto los muelles sino que han destruido la vida social de la cala. En este sentido, explican que reordenar no implica destruir, de ahí que desearan un mantenimiento de aquellos elementos con los que han convivido toda su vida. Los muelles tienen vida, no son solo un bloque de hormigón, agregan. Los muelles que se encuentran en mal estado deberían de haberse reparado, acondicionado y mantenido, consideran. Agregan que los residentes en la cala tienen por costumbre sentarse en el muelle para bañarse, pescar o simplemente, conversar, una tradición que las excavadoras han liquidado. Además, indican que respecto al muelle antiguo, el que pertenecía al ‘lloc’ de Sant Antoni, y que se encuentra en muy mal estado, han eliminado parte de las piedras cuando lo que deberían de haber hecho es reconstruirlo y recuperarlo>>.

Mochila, máquina de retratar y rumbo a la Cala de Sant Antoni, para comprobar in situ la situación del histórico muelle. Imagen patética de un elemento patrimonial de todos los ciudadanos, el pobre (el muelle) se ha convertido en un montón de escombros, es un verdadero peligro para los paseantes que recorren la orilla, se había usado para botadura de embarcaciones de pequeña eslora, carga y descarga, bañarse, etcétera.

Me consta que más de un vecino, se encarga voluntariamente de la recogida de desechos, como plásticos, papeles, que algún incívico ciudadano se ha encargado de tirar en vez de guardarlo para depositar en algún contenedor. La guinda, una vieja batería abandonada en la cala, tarjeta roja para el causante.

Recomiendo a los mandamases de la Autoridad Portuaria, a pesar de no ser vecino de la zona pero amante de nuestro precioso puerto, la restauración de este histórico muelle. Los residentes de la zona y mahoneses en general lo agradeceremos.

josebarberalles@gmail.com

Leave a Reply