Escombros en Alemania y Grecia

 

Las administraciones locales e insulares, desde hace varios años, una de sus preocupaciones medio ambientales es que la ciudadanía este mentalizada en reciclar en sus hogares, separando lo que son residuos orgánicos, papel, plástico, latas, aceites, etcétera y por supuesto en todo tipo de negocios empresariales y comerciales. Instalaron en nuestras ciudades contenedores para depositar lo que previamente hemos seleccionado, así como un servicio de recogida a domicilio para los trastos inservibles. Su destino son la planta de Milá y las diversas empresas que se dedican al reciclaje en general; el Consell Insular y los diversos ayuntamientos están informando a base de campañas, para que nuestra isla esté en perfecto estado de revista en medio ambiente; Menorca fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 1983 y si todos cumplimos en preservar el medio ambiente no tendremos problemas de futuro.

Apreciado lector, seguramente pensarás a tenor del título de este escrito que recientemente he visitado los Países de Angela Dorothea Merkel y Alexis Tsipras, con mi cámara de fotografiar y mi inseparable mochila, pues no, ni avión ni barco, solamente con mi Chevrolet, por cierto es una pena que siendo una de las marcas más potentes de General Motors, dejara de venderlos en toda Europa y que por motivos comerciales este gigante automovilístico potenciaría su filial europea Opel.

El destino de la excursión ha sido mucho más cerca, ya que hemos visitado por recomendación de varios ciudadanos, la IV Fase del Polígono Industrial de Mahón, concretamente sus calles Alemania y Grecia, en que hay varios solares que se han convertido en una zona de escombros, esparcidos a diestro y siniestro, como materiales de construcción, inodoros y lavabos rotos, viejos sofás, neveras y lavadoras inservibles, cristales rotos, ropa de todo tipo, etcétera, en pocas palabras una vergüenza para una zona industrial. Hierbajos que cubren las aceras, desde hace meses.

Vatuadell cent llamps, recomendamos a los de Dalt la Sala, una limpieza de esta zona, sea de quien sea los solares, que por cierto están sin vallar, el único que lo está es donde están ubicadas una antena de ¿telefonía? y ordenar vigilancia policial para multar con contundencia a los infractores, que los incívicos ciudadanos que a pesar de los servicios de reciclaje y recogida de trastos viejos, siguen sin hacer ni puñetero caso de las ordenanzas.

Ya que me queda espacio, unos ciudadanos me recomendaron denunciara una situación inverosímil de un edificio que lleva años hibernando, o sea, empezado a construir y parón por motivos que desconozco, la queja es que hay una valla que ocupa la acera, impidiendo el paso a los peatones, los cuales tienen que cambiar a la de enfrente…no se trata del polígono, sino de la calle San Esteban, vecino del Hotel Capri, esquina Avenida José Maria Quadrado, una de las entradas a Mahón…situación vergonzosa desde hace años; me vienen recuerdos de mi infancia donde este edificio, había ubicado una fábrica de calzado, posteriormente una industria del metal y últimamente un taller de neumáticos, marca Firestone.

josebarberalles@gmail.com

2 Responses to “Escombros en Alemania y Grecia”

  1. MIGUEL dice:

    A mi me parece que le deberia echar unas fotos a Las Pamas de Gran Canarias que desde que entra hasta que sale esta tirando humo negro por las chimeneas, menudo cambio

  2. ONESIMO dice:

    Completamente de acuerdo: las multas no es recaudar sino EDUCAR, un ejemplo lo tenemos en las zonas azules. La valla que mencionas lo e comentado varias veces a personas con cargo, o sea: responsables, es una verguenza en el centro de la ciudad además de cierto peligro y perdida de aparcamientos

Leave a Reply