Parada taxis desaprovechada

 

Me comentaba un conocido ciutadellenc que en la zona de aparcamiento del Club Marítimo de Mahón, hay dos plazas reservadas para taxis, cosa que en un principio podemos pensar que son necesarias más teniendo en cuenta que, principalmente en la temporada estival, los usuarios de barcos de recreo, propietarios de segundas residencias de la zona, van y vienen permanentemente y por supuesto los menorquines que nos encanta esta zona portuaria…en especial a este amigo ciutadellenc, que los fines de semana se desplaza desde la ciudad del poniente menorquín a esta zona portuaria y lo curioso para él, es que nunca hay un taxi aparcado en estas dos plazas reservadas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una mañana desayunando en una terraza, enfrente del mismo aparcamiento, con un amigo que se ha jubilado recientemente, comentamos que era una pena que estas dos plazas reservadas para taxis se desaprovecharan, ya que nunca habíamos visto aparcado alguno de estos vehículos de servicio público esperando captar algún cliente…por supuesto tampoco suele haber aparcados vehículos particulares por miedo a ser multados. Cuántas veces hemos visto pararse un taxi en medio de la calzada para descargar pasajeros, sin hacer uso de su zona reservada.

Pit, pit, pit…recibo un mensaje a mi móvil, sigo con el Nokia, o sea una “carraca” como dijo el presidente de Telefónica…Apreciado lector, no te lo reenvío, ya sé que no te gusta recibirlos, por cuyo motivo te lo voy a describir:

– Killo. ¿Estas currando?

– ¡Que va tío!. Estos políticos sinvergüenzas tienen la culpa de todo. Nos tienen en la miseria.

– ¿Y cómo lo llevas?

– Pues mal, estoy cobrando la ayuda familiar.

– ¿La ayuda familiar? ¡Vaya miseria! Así no se puede vivir.

– Pues si tío. Y gracias que hago unos trabajitos en negro y tengo algo más de ingresos.

– Hostias. Pues yo necesito reformar mi cuarto de baño. ¿Tú podrías?

– Sin problemas. Además, te cobraré muy barato. Sin facturas y sin IVA. Solo tienes que pagarme al contado.

– De lujo. Pues iré a pedir el permiso de Obra.

– Ni se te ocurra. Yo trabajo en negro. Además, ¿quién se va a enterar? yo la reforma te la hago en un par de días. Cuando te denuncien ya habré terminado.

– Pues muy bien. ¿Podrías empezar esta semana?

– Imposible. Me voy de viaje con los niños a Disneyland París. Regalo de comunión. La próxima semana sin problemas.

– Ah vale. ¿Te viene bien de tarde?

– Por la tarde fatal. Los niños salen del colegio a las 17:00 y tengo que recogerlos para llevarlos al fútbol.

– ¿Salen del colegio a las 17:00?

– Sí. Como tengo pocos ingresos la Junta me subvenciona el comedor y las actividades extraescolares.

– Joder. Qué bien. Por cierto, ¿furgoneta nueva?

– Si tío. Tiene una semana. La utilizo para los trabajitos en negro.

– ¿Y cómo la has financiado?

– La pagué al contado. Yo no puedo financiarla con mis ingresos. La puse a nombre de mi padre que tiene una minusvalía y me hicieron un gran descuento. Y como es minusválido no pago el impuesto de circulación.

– Vaya. Que chollo. Por cierto, ¿qué haces por aquí, tu no vives al otro lado de la ciudad?

– Sí, pero tengo a la peque en esta Guardería. Nos gustaba mucho más. Tienen más actividades y está en una mejor zona.

– ¿Y cómo has conseguido que entre en esta guardería?

– Pues mis suegros viven en esta calle y mi mujer esta empadronada con ellos. Gracias a eso nos dieron muchos puntos.

– ¿Tu mujer esta empadronada con ellos? ¿Pero vosotros estáis viviendo juntos, no?

– Si tío. Pero como no estamos casados nos venía bien para que mi mujer cobrara una ayuda de madre soltera y de paso para los puntos de la guardería.

– Vaya. Pues menos mal que tu mujer tiene esa ayuda. Si no, no sé cómo podríais llegar a fin de mes.

– Pues si tío. Encima ahora se le acaba el PER.

– ¿Ella está cobrando el PER? ¿Ha trabajado en el campo?

– Que va, ella no tiene ni idea de trabajar en el campo. Pero tenemos un conocido que tiene unos terrenos agrarios y nos hizo un favor, como sabe que estamos en paro y tenemos tres niños le hizo a mi mujer un contrato de seis meses. Solo tuvimos que pagarle la seguridad social y un regalito que le hicimos. De esa forma a mi mujer le correspondía un año de PER.

– ¡Vaya suerte! Venga te invito a una cerveza.

– Que va. Me voy corriendo. Voy al cine con la familia.

¿Al cine? pero hoy no es el día del espectador. Te va a salir caro.

– Que va, con el carnet de familia numerosa y el de minusvalía de mi padre – tapándole con el dedo la foto – me cuesta tirado de precio las entradas. Nosotros venimos casi todas las semanas.

– ¡Qué bien! Por cierto. Me acabo de acordar. Mi cuñado ha montado una empresa de construcción. Si quieres puedo hablar con él y que te consiga un contrato de seis meses. No es mucho, pero al menos metes la cabeza en la empresa. Y quién sabe,  a lo mejor te acaba contratando indefinido. Tú eres un currante muy bueno.

– Que va tío. Por seis meses no me merece la pena. Además, perdería el derecho a las ayudas. Te lo agradezco pero no me arriesgo.

– Bueno. Sin problemas. Era mirando por ti. ¡Vaya! mira lo que está saliendo en la tele. ¡Otro caso de corrupción política!

– ¡Qué asco! ¡Si es que estos políticos son unos corruptos y sinvergüenzas! Se aprovechan de nosotros y tienen al país en la ruina, aprovechan cualquier resquicio para sacarnos el dinero y estafarnos. ¡Deberían de estar todos en la cárcel!

Vatuadell cent llamps, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra…y que si los dos aparcamientos no los van a usar los taxistas, que reviertan al ¿sufrido? contribuyente.

josebarberalles@gmail.com

 

Leave a Reply