Caminos tenebrosos

Estos días hemos asistido al III Foro Telefónica Menorca, organizado por <Es Diari> y Telefónica, sobre nuevas tecnologías y redes para el futuro. Tengo que confesar públicamente que resultó muy interesante por la calidad de los ponentes.

Cuando se habló de que para el 2015 varios ayuntamientos de nuestra isla dispondrían de fibra óptica me vino a la memoria un comentario que me hizo una ciudadana de Mahón, referente a que es camí de Santa Maria de la ciudad del levante menorquín carecía de iluminación, o sea, que el transitar una vez oscurecido era muy peligroso y que más de un vecino llevaba en su bolso una linterna para guiarse… Organicé una excursión mochilera, por supuesto individual, para visitar el camino de la Santa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Era media tarde y me topé con dos señoras mayores, provistas de muletas que estaban paseando tranquilamente. Saludos y presentaciones para que les quedara claro que no era ningún representante de Dalt la Sala, y el motivo de mi “visita” era un encargo mochilero; resultaron ser vecinas de toda la vida de dicho camino, que estaban hartas de reivindicar luces, aunque sean pocas, de que nadie les hacía caso y una me dice: vosté encara que ho posi a n’esDiari, no li faran cap cas…També pot dir que està ple de cagades de cans, entre ses herbes i hem d’anar molt vives a no trepitjar-les, també que no tenim aigocorrent municipal,… Como estaba oscureciendo, se despidieron muy amablemente, ya que tenían que regresar a sus hogares antes de anochecer para que sus familiares no pasaran pena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me quedé más solo que la una, vatuadell cent llamps, la oscuridad me invadía, a recogerse tocan, máquina de retractar en la mochila y caminito antes de que aparecieran los fantasmas o algún perro suelto.

Recomiendo a la autoridad competente, ya que se trata de un tramo no muy largo – no estamos hablando des camí den Kane – que pongan unos puntos de luz y el vecindario – aunque sea escaso – lo agradecerá y seguirá pagando sus impuestos con más alegría.

Nos desplazamos a otro camino desprovisto de luces, el de Trepucó, que va desde el cementerio a los institutos. Se trata de uno de los más transitados a pie, ya que muchos alumnos son sus principales usuarios, siendo complicado circular de día por el mismo, ya que convergen peatones, coches, motos y bicicletas… pero el peligro de accidentes – principalmente peatones – se produce al oscurecer, ya que como hemos dicho no hay ninguna farola para alumbrarlo.

Recomendamos a los de Dalt la Sala que se pasen por dichos caminos, por supuesto siendo de noche, y verán que nuestra reivindicación de instalar farolas es prioritaria, más que la fibra óptica y mucho más barato.

josebarberalles@gmail.com

Leave a Reply