La urbanidad de Carreño

Decía en twitter:@RaulBenoit… “El profesor Manuel Antonio Carreño se volvería a morir espantado al ver los modales del siglo 21. Él fue un venezolano, nacido en 1812, pedagogo, sobrino del profesor de Simón Bolívar, escribió un manual de urbanidad y buenas maneras, el cual fue una materia de enseñanza escolar.

La mayoría de males y padecimientos sociales comienzan cuando sucumbe la fe, se pierden los valores familiares, no hay paz doméstica y crece la soledad individual de sus miembros a causa de los excesos, incluso por acciones habituales como ver televisión, navegar en la Internet y jugar videos. Los ejemplos de Carreño, que, aunque parecen obsoletos, son fácilmente aplicables a cualquier tiempo, por ejemplo: No masticar con la boca abierta; no morderse las uñas; no fumar en la calle o sin haberle pedido permiso a quien esté a su lado. Dar información correcta a la persona que requiera ayuda; facilitar el paso a quien lo pida aunque lo haga de mala gana (al final lo que debe importar es nuestra buena acción); ceder el asiento a las damas o abrirles la puerta del auto; ayudar a los ancianos y respetarlos por su edad a pesar de sus caprichos; saludar, decir buenos días, buenas tardes, en especial a los compañeros de trabajo o de estudio, con quienes compartimos la mayor parte del tiempo cotidiano. Hay jefes que llegan por las mañanas sin gesticular una sola palabra, siendo un mal espejo para los subalternos. El irrespeto a los padres es el primer síntoma de que la sociedad está enferma. Carreño se refería a los   papás como los autores de nuestros días; los que recogieron y secaron nuestras primeras lágrimas; los que consagraron todos los desvelos a la difícil tarea de educarnos y labrar nuestra felicidad; deben ser para nosotros los seres más venerados de la faz de la tierra.

Por último, quiero recordarles que llamar a los papás y los abuelos para saber de su salud es reconfortante para ellos.

También, no olviden dar gracias a quien lo merece. ¡Una vez al día, qué bueno sería!

No es pedir mucho. Hay que tener una mínima dosis de urbanidad social y humana, en este mundo repleto de intolerancia y desfachatez modernista…” Son declaraciones del periodista colombiano Raul Benoit, a las que me suscribo.

Reciente he podido presenciar in situ, cómo una persona de mediana edad en la Cuesta de la Pescadería, se abría la bragueta, sacaba el pajarito, so pardal como lo llaman en Mallorca, y vatuadell cent llamps, a orinar tocan en plena vía pública.

Apreciado Matías, estoy de acuerdo contigo con lo que me recomendabas reivindicara a la autoridad competente, instalación de varios urinarios públicos entre sa Costa de Corea y sa Costa de Ses Piques, para las personas, que son muchas, recorren el puerto para practicar ejercicio andando o corriendo. Las señoras y los prostáticos lo agradeceríamos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Desde el portal de Can Sturla, capté una imagen de un guiri que se había desprovisto de la pertinente camisa y quedó con el torso desnudo tal cual estuviera en la playa de Binibeca.

can sturla

Apreciado lector, me permitirás que publique esta foto antigua de la “Fotografía STURLA”, me la ha facilitado Paco Sturla, que representa la cuarta generación de esta popular y emblemática tienda fotográfica. El motivo es que cuando leas este escrito dicho comercio habrá cambiado de ubicación, trasladándose a la calle del Norte, a la antigua tienda de Can Pota. Apreciada familia mí sincera felicitación por dar continuidad al negocio que fundó el tatarabuelo de Paco.

josebarberalles@gmail.com

 

2 Responses to “La urbanidad de Carreño”

  1. manumenorca dice:

    … De acuerdo en todo, salvo en lo de que cuando “sucumbe la fe” se acaba el mundo. No exageremos. El ser ciudadano de pro, educado y cívico, no necesita en absoluto del hecho de tener fes o fas. No mezclemos churras con merinas. Si acaso, hablemos de tener sentido común…

  2. Manel dice:

    La urbanidad de Carreño debería ser un texto de obligatoria enseñanza en todas las escuelas de habla Hispana del mundo , el mundo Hispanoparlante seria un mejor lugar para vivir , en el caso de la disciplina , la conducta y la urbanidad todo tiempo pasado fue mejor.
    El cafre con el torso desnudo de la fotografía no merece ningún comentario , eso también es falta de autoridad , cuando les pongan una multa en metálico por esos actos se lo pensaran dos veces.
    PD: Raul Benoit es un periodista Colombiano de ascendencia Francesa.
    Buen articulo ¡

Leave a Reply