Imágenes portuarias

Practico ejercicio físico diariamente, bien sea para jugar al tenis o para caminar por nuestro precioso puerto de Mahón. Hoy voy a referirme al último mencionado. Con indumentaria apropiada, radio con sus correspondientes auriculares para escuchar a los maestros Buruaga y Herrera, que nos dan la información matutina con su particular estilo, aunque para que según qué noticias sería mejor cambiar el dial y escuchar Cadena 100 o Kiss FM, amb una conçoneta romàntica d’aquestes que t’ajuden a apropar-te a la ‘parienta’, en el meu cas… Ah!, se me olvidaba, siempre voy acompañado de mi inseparable máquina de fotografiar, ya que comulgo totalmente con el refrán que dice: más vale una imagen que mil palabras.
Un día del mes de agosto las imágenes varían un cien por cien de las de cualquier mes invernal. Ni mejores ni peores, son diferentes.

Recientemente bajando por la cuesta de la Pescadería, me encuentro con una silla solitaria en un rellano de las escaleras que hay a media cuesta. Nos saludamos y le pregunto: “que punyetas fas aquí enfora de sa teva terraça?”. “Ayer noche, (me responde en castellano ya que lleva poco tiempo en la Isla y aún no ha aprendido a hablar nuestra lengua), un chaval me cogió por su cuenta y cuando estuvo cansado de subir la citada cuesta, me planta y a descansar tocan…y el ingrato se marcha olvidándose de mí y me ha tenido toda la noche haciendo horas extras.”

Al final de la bajada, ancha es Castilla, una veintena de jóvenes durmiendo a la intemperie, supongo esperando para embarcar para la Península. Me pregunto: ¿no está prohibido este tipo de acampada?, supongo que sí. Para satisfacer sus necesidades fisiológicas, ¿dónde lo hacen? Ahora se entiende que algunos rincones de esta zona desprendan aromas desagradables, o sea a orín puro y duro, por supuesto maloliente.

A continuación una imagen que activó mi memoria por haberlo practicado muchas veces siendo chaval: una persona mayor pescando con caña, en la zona de Sa Punta. Sí, ya sé que está prohibido pescar en esta zona, que lo tendría que denunciar a través de “Es Diari”… Pues no, no me da la gana hacerlo; me parece una tremenda gilipollez que cualquier aficionado no pueda pasar el rato pescando tranquilamente.

Cuando llego a S’Hort Nou, antiguo Paseo de la Alameda, me encuentro una vieja conocida llamada Binissaida “viviendo” en el mismísimo paseo como si el lugar fuera una casa de acogida. Instalada desde hace meses por no decir años; por su aspecto parece abandonada, vieja y con mal aspecto. No se trata de una indigente sino de una ‘tèquina’ o barca auxiliar. Me pregunto: ¿es legal esta ocupación de lugar público? ¿Qué pasaría si la mayoría de propietarios de embarcaciones actu aran de esta forma, en vez de pagar pupilaje?

Resumiendo: “caña al mono” con los que acampan en lugares prohibidos; retirada de mi amiga Binissaida de tan precioso paseo y levantar la prohibición de la pesca deportiva con caña en el puerto de Mahón, al estilo del señor de la foto, para evitar que estos cuatro, vatuadell que son cuatro, no se sientan furtivos, pescando en una reserva marina.

P.D. Reflexiono más de una vez, si verdaderamente vale la pena denunciar para mejorar nuestro entorno, o tendría que hacer lo mismo que una amiga de Punta Prima, que me comenta que tiene la buena costumbre que cuando se levanta lo primero que hace es tomarse “una escudella de me n’enfot”…al final llegas a la conclusión de que sí vale la pena hacerlo, ya que al principio de mi andadura mochilera los temas eran de cosecha propia, pero en la actualidad la mayoría son “encargos” ciudadanos…per molts anys amb salut.
–––
josebarberalles@gmail.com

Leave a Reply