Archive for mayo, 2013

Sin noticias de los tres patos. Un paseo matinal por el puerto (2)

viernes, mayo 17th, 2013

Apreciado lector, seguimos por el puerto de Mahón tal como me comprometí, ya que el paseo matutino lo habíamos dejado a medias. Por cierto, los tres patos siguen sin aparecer, pero con la esperanza (que es lo último que se pierde) de volver a ver al quinteto sin ninguna baja.

Otro mamotreto a la vista, se trata de un edificio que en su día los de Dalt la Sala pararon las obras de reforma-ampliación, por la denuncia de unos vecinos a ‘Es Diari’, porque intuían que se excedía en altura y sigue en ‘stand by’. Por cierto en la planta baja del mismo hay un restaurante que se traspasa. Lo triste de este tipo de situaciones, es ver el cartelito de se traspasa, se alquila o se vende colgado de la fachada de los locales. Esto tendría que darse en casos muy puntuales si verdaderamente se potenciara el puerto de una vez por todas, tomando decisiones políticas valientes… son más de una docena con estos cartelitos.

Divisamos que están reformando la fachada de un edificio de la Plaza de la Miranda, para que pueda presumir de ella, todo lo contrario de un edificio vecino, antiguo garaje de autobuses, que verdaderamente da una imagen patética. Recuerdo que el Partido Popular tenía un anteproyecto para realizar un macro aparcamiento en este edificio…tal vez sería bueno desempolvarlo con la falta de aparcamiento que tenemos en el centro de la ciudad.

Comprobamos que las papeleras instaladas en el muelle, las siguen usando como contenedores de basura… mal hecho, la basura al contenedor pertinente.

En la zona de la Alameda, hoy S’Hort Nou, vemos la falta de mantenimiento en jardinería, todo lo contrario de los árboles en la zona portuaria que lucen una poda preciosa. Me acordaba de mi compañera de consistorio, cuando propuso algo semejante con los árboles del Camí des Castell y el equipo gobernante no le hizo el mínimo caso, es más, alguien se cachondeó que podría hacer de Barón Rampante… apreciada Pepi, estoy convencido que hubieran quedado preciosos con este tipo de poda.

Dejamos a un pescador, resguardado por el sol con una sombrilla, reparando redes. Coincidimos con unos visitantes mallorquines contemplando “ses piques” y sacando fotos. Pregunta pertinente al ‘mochilero’: “Vos sou d’aquí?”. Respuesta mía: “Per suposat, per què ho preguntau?… vatualmont pardal”. “Hem vist unes piques en es Camí d’en Kane que se pareixen a ses de Mallorca, pero aqueixes són un verdader esperpent, que p… pinten aqueixes rajoles vermelles…”

Recuerdo que el presidente del Govern Balear, el Sr. Bauzá, ha destacado en la reciente edición del Salón Náutico Internacional de Palma que suponía una gran oportunidad para promocionar Baleares, “como destino náutico por excelencia, dotado de la mayor red de servicios técnicos y comerciales del Mediterráneo”. Ya que sigo en el puerto y estoy de acuerdo con sus afirmaciones, ¡que se apliquen en Menorca ya! Si el ‘senyor president’ habla en “baleà”, también tendría que hablar “en menorquí”. Según manifestó, “la náutica actúa como un gran dinamizador para nuestra industria, nuestro comercio y nuestro turismo”. Pues eso.

Llegamos a lo alto de la cuesta de Ses Piques, y no tenemos más remedio que terminar la caminata por detrás del Museo de Menorca, con lo agradable que sería pasar por el mirador de dicho museo que da al puerto, pero hay unas barreras que impiden el paso a los mortales, teniendo acceso solamente unos pocos privilegiados… “si vivim coses no veurem”.
–––
barber-alles@terra.es

Obra pública

jueves, mayo 9th, 2013

Los que tenemos una cierta edad, hemos vivido a través del tiempo unos cambios que en general, han mejorado considerablemente los trabajos cotidianos. Uno muy importante, relativo a mi profesión, me estoy refiriendo a la banca. Terminados mis estudios empecé a trabajar en el Banco Español de Crédito, hoy Banesto. La oficina tenía una plantilla de veintitrés empleados, prácticamente toda la labor bancaria era manual, con el apoyo de “cuatro” máquinas de escribir y otras para sumar y restar. De aquella “prehistoria” bancaria hasta la actualidad las cosas han cambiado para beneficio de los clientes. Si nos hubieran dicho que los clientes, en un futuro, no tendrían necesidad de “pisar” la oficina para efectuar sus operaciones, hubiéramos tachado de loco al “profeta”. Mis compañeros estarán de acuerdo conmigo, que aquella época era más romántica que la actual…imposiciones a plazo, libretas de ahorro, valores y por supuesto cuentas corrientes…por suerte no se habían “inventado” las “jodidas” preferentes, ni deuda subordinada, ni fondos de inversión, ni SICAV, etc. Todo esto acompañado del sistema informático, ha llevado a la reducción de plantillas al mínimo exponente.

Otro cambio ha sido la obra pública en general, esto vivido como espectador, ya que mi abuelo paterno trabajaba en Obras Públicas como conductor de una apisonadora, una maquina que por cierto se ha convertido en monumento y se puede admirar en la rotonda de Es Mercadal. Lo mismo que la banca, en cuanto a personal y medios para efectuar los pertinentes trabajos, pero de una forma u otra, su trabajo era de una calidad notable.

El pasado fin de semana, vatuadell cent llamps, ha sido muy lluvioso y, cuando llega el diluvio ya tenemos varias zonas del polígono industrial de Mahón que se convierten en lagos, y los coches, en tanquetas anfibias. Pero lo que es de juzgado de guardia es el recién construido parking del nuevo Hospital Mateu Orfila, lo que se produce en él no son charcos, son auténticas piscinas “públicas”. A los sufridos usuarios, cuando ha llovido, se les tendría que proporcionar botas de agua – es una pena que ya no exista “sa fabrica de gomas” de Ca´n Codina – o como me comentaba una joven que intentaba acceder a su vehículo, que cuando era niña usaban como zancos, los potes vacíos de Cola-Cao, con sus cuerdas pertinentes. Hoy los botes de Cola-Cao sirven para otras cosas (si no que se lo pregunten a Antònia Ordinas).

Otra obra pública reciente que padece los mismos embalsamientos es el paso de peatones enfrente del cuartel de la Benemérita, en la carretera de Sant Lluis, menos mal que los conductores son prudentes ya que cuando divisan este lago, aminoran velocidad y lo driblan para no mojar a los peatones de la acera. Si vivim coses veurem.