Archive for Abril, 2013

Paseo matutino por el puerto

Domingo, Abril 28th, 2013

La célebre frase del almirante italiano Andrea Doria, “Julio, Agosto y Mahón… los mejores puertos del Mediterráneo son”, ha calado en mí desde mi juventud. Él tuvo la suerte de conocer la mayoría de los puertos de nuestro mar por su profesión de marino, y el “mochilero”, a pesar de conocer unos pocos, es un enamorado de esta especie de ría gallega, llamada “Port de Mô”.

Cada mañana mi esposa y un servidor desayunamos acompañados de las preciosas vistas del puerto… las cambiantes luces naturales, el mar en “calma chicha” o embravecido, barcos de todo tipo…  y cinco preciosos patos que, con puntualidad británica, navegan desde el torrente de la Colársega hacía en muelle comercial. Una alma caritativa, o sea una señora, les alimenta con pienso en un lugar concreto, comen, se la miran con cara agradecida y de vuelta a su pertinente “hogar”.

Apreciado lector, comenté que tengo la sana costumbre, antes de desayunar, de caminar una hora por el puerto y ponerme al día de las noticias matinales. Recientemente bajando por el parque Rochina, observé que las palmeras del citado parque necesitaban un “afeitado”, una poda en general, ya que estaban entorpeciendo el paso por la acera. De las paredes-vallas que “protegen” los acantilados, sin comentario, ya no te fijas en ello por ser una figura perenne como los “talayots”, a pesar de ser la principal conexión puerto ciudad.

Verdaderamente a primera hora es un paseo muy concurrido,  te cruzas con un médico; dos amigos habituales de diario; dos hermanos; un  ex compañero del tenis que me pregunta en plan cachondo: “Què puñetas fas tan prest per es port?”; un par de pescadores de caña buscando “su” sitio preferido, etc. Puedes comprobar que hay una infinidad de fachadas con una necesidad de pintura y conservación, por el contrario unas pocas se están pintando por profesionales, cosa muy necesaria por imagen y actividad económica. Al llegar a la zona del Club Marítimo, aleluya, están derrumbando la casa del esperado y deseado ascensor, que lleva años para dar servicio a los contribuyentes. Por fin un equipo municipal cumplirá, espero, con la promesa de dar servicio este mismo año. Seguimos y al fondo en Cala Figuera, podemos contemplar un corte del acantilado, donde se ha ubicado una rotonda, necesaria en mi opinión, pero vatuadell cent llamps, ya son tres los mamotretos en esta zona, la horrible “chimenea” del Club Marítimo, el esperpéntico “cajón” del ascensor y ahora la “comida” del acantilado. Este último lo podrán utilizar los aficionados a esquiar, cuando nieve haciendo eslalon.

Nota triste, del quinteto de patos han desaparecido tres de ellos, los dos que quedan notan a faltar al resto del equipo, se nota que los animales son más solidarios que los humanos, estos últimos estarían más contentos por no tener que repartirse el desayuno.

El “mochilero” se pregunta: ¿los tres están enfermos? o ¿han fallecido de muerte natural?, pero si se trata de algún energúmeno que los ha matado por diversión o por preparar un menú de Pato a la naranja, le manifiesto mi total desprecio. Continuará…

Botellón

Lunes, Abril 15th, 2013

Estos días a través de la prensa nos hemos enterado de que el Consell Insular de Menorca,  “realizará una prueba piloto para promocionar el hábito de andar entre las personas con sobrepeso para mejorar su estilo de vida, cuidar su salud y evitar enfermedades”. “El Consell quiere que todo el mundo camine al menos 30 minutos al día”. “Las dos rutas habilitadas en Maó estarán situadas alrededor de los centros de salud Verge del Toro y Dalt Sant Joan”. “El objetivo es que unas 25 personas de cada centro de salud acaben el programa y debido a la complejidad del proyecto y su coste económico, de unos 14.000 euros (a cargo del Consell, inicialmente), la iniciativa solo se pondrá en marcha en Maó, pero con previsión de extenderla a otros pueblos el próximo año” (sic).

Por supuesto que estoy a favor de apoyar cualquier actividad deportiva y, según dicen, después de la natación, el deporte más saludable es el del “coche de San Fernando”, o sea, un rato a pie y el otro andando. El caminar tiene varias ventajas, lo practicas cuando te apetece, no tienes que pagar cuotas a ningún club, el “campo de prácticas” lo escoges tú, el horario te lo impones, etc.

Si los organizadores me habían incluido dentro de las 50 personas a escoger, pueden ceder mi sitio a otro, ya que tengo la sana costumbre de efectuar mis excursiones “mochileras” a pie y compagino el tenis con el andar diariamente por prescripción facultativa. La ruta habitual que hago es bajada por Sa Costa de na Gilda -Ses Voltes o Peixetería-  dirección a Costa de Corea y regreso pertinente con subida por Sa Costa de ses Piques. Apreciado lector, te animo a que te apuntes al circuito portuario -el mío, con perdón- porque además de hacer ejercicio físico, la panorámica es espectacular.

El problema es el mismo cada sábado por la mañana a primera hora, se trata de los restos del botellón efectuado el viernes noche. El parque Rochina está lleno de botellas vacías, latas, colillas, cajetillas de tabaco, bolsas de plástico, etc. un espectáculo patético y viendo el “pobre” empleado municipal recogiendo toda esta basura. Otro foco de botellón es la zona de S’Hort des Frares, estos gamberros además de ensuciar se dedican a reventar puertas donde están los contadores de electricidad.

La campaña de motivación para que la gente ande me parece muy bien. Que al Consell le tenga que costar 14.000 euros, esto a mí entender no lo veo tan “claro”. Alguien dirá que no se trata de una subvención, “vatuadell cent llamps”, pero es que estamos hasta la coronilla -por no decir otra palabra que seguro que “Es Diari” no la publicará- del tema de las subvenciones.

¿Qué pasaría si a Ca’n Rochina o a Cas Frares organizáramos una paella o torrada por nuestra cuenta? Seguro que nos mandarían a “n’es satxos”, los grises, la Benemérita, a los hombres de Harrelson, etc.;  por supuesto multa al canto y dispersar la multitud.

¿Por qué, me pregunto, los practicantes botelleros -estoy de acuerdo si es por el precio de las consumiciones en los bares- no recogen la “mierda” que han dejado abandonada? Menos manifestaciones y más civismo. Lo que debería hacer la autoridad competente, es tomar cartas en el asunto con el jodido botellón de una vez por todas. “Si vivim coses veurem”.
–––
barber-alles@terra.es

Estilo Calatayud

Lunes, Abril 15th, 2013

En la sección diaria del “sorprende y no sorprende” de ‘Es Diari’, hace unos días se publicó una fotografía de Gemma Andreu de una patética imagen de la escultura que está ubicada entre el Carrer Nou y S’Arravaleta de Mahón, puntualizo lo de patética, por el graffiti que algún gamberro había plasmado en el pie de dicha escultura.

En los últimos días de carnaval, también pudimos ver un coche, aparcado cerca del campo del Menorca, al que algún “gracioso” había “decorado” con la jodida espuma -spray- que se ha vendido como complemento a los disfraces, a pesar de las recomendaciones o prohibición por parte de la autoridad competente.

Seguimos con los dichosos graffiti: en la calle Pont d’es Castell, de Mahón, las fachadas de la Biblioteca Pública y del edificio vecino, amanecieron con negras pintadas, de las que creo son autores los que habitualmente se “reúnen” en la zona del mirador, comen pipas, fuman, beben refrescos y, por tratarse de unos ciudadanos ejemplares, cómo no, las cáscaras, colillas y envases tirados por el suelo… Ah!, se me olvidaba, cuando alguno tiene la vejiga repleta, suelta de pajarito y regada pertinente. Menos mal que el servicio de la limpieza municipal, se encarga de mantener este mirador del puerto en perfectas condiciones, para que los visitantes puedan contemplar las preciosas vistas a nuestro puerto.

Todos estos hechos me han recordado la conferencia que dio -invitado por ‘Es Diari’- en el Teatro Principal de Mahón, el juez de menores de Granada, don Emilio Calatayud. El coliseo mahonés estaba abarrotado de ciudadanos, encantados con su disertación, porque es un juez que ha demostrado un buen criterio con sus sentencias ejemplares, con la fórmula menos habitual, pero más efectiva: los delitos se pagan sirviendo a la sociedad. Sí señor, por supuesto, hablamos de menores.
Me encantaría ver “condenados” a estos gamberros de los graffiti, sprays, colillas, cáscaras, envases, etc. a trabajar mano a mano con la brigada municipal o la empresa dedicada a la limpieza de nuestra ciudad, limpiando graffiti, el coche agredido con espuma, recogida de colillas, cáscaras de pipas, envases vacíos, etc. seguramente los jóvenes infractores harían estos trabajos sin pestañear, pero les serviría de lección y antes de reincidir se lo pensarían dos veces.

Me pregunto apreciado lector, ¿a los mayores de edad que infringen las ordenanzas municipales, en casos como no recoger las cacas de los perros, sacar fuera del horario autorizado la basura, no avisar para la recogida selectiva de enseres, no usar los ceniceros para las colillas tirándolas al suelo, etc. en vez de multarlos económicamente, ¿por qué no se les sanciona al “estilo Calatayud”? “Vatuadell cent llamps”, te puedo asegurar que personalmente me lo pensaría más de dos veces antes de cometer alguna infracción. No es igual que te vean pagando una multa en la “siniestra” oficina recaudadora municipal, de la calle Bon Aire, que ir con un mono de trabajo de mozo de los oficiales de la brigada municipal.

Para terminar, a los corruptos que no se les aplique el “estilo Calatayud” bajo ningún concepto, a estos que devuelvan lo que han robado y que ingresen como “inquilinos” del mamotreto CPM de la carreta de Sant Lluís.