Un día en… es carrer Sant Josep de ‘Mô’

Apreciados lectores. Esta es una historia personal, familiar. Pasé desde los 17 años, o sea mi juventud, conviviendo con mis queridos padres (q.e.p.d.) hasta que me casé y continué viviendo en esta entrañable calle, en la cual nacieron mis dos queridas hijas. Recuerdo que la obra más importante de esta pequeña y estrecha calle fue el alcantarillado y posterior hormigonado de la calzada y las pertinentes aceras. La calzada sigue en perfecto estado a pesar de los años transcurridos. Las obras fueron sufragadas por los propietarios de las viviendas, es decir las pagaron de su propio bolsillo.


Desde hace pocas fechas esta tranquila calle ha sufrido una invasión desmesurada de vehículos a consecuencia de los cambios de circulación -en periodo de prueba, según dicen Dalt la Sala- como consecuencia del cierre al tráfico de un lateral de la Explanada.

Como si fuera la película “Un día en las carreras” de los Hermanos Marx, en pocos días esta calle ha sido un escenario de película. Me explicaré, los vecinos de Sant Josep se enteraron por la prensa de los cambios de circulación que estaban previstos por los de Dalt la Sala, que desde las vías José María Quadrado, Vasallo y José Anselmo Clavé se desviaría la circulación hacía Sant Josep. Se convoca a los vecinos de esta calle solo un día antes de la reunión en el Ajuntament. La mayoría del vecindario se personó en la reunión para protestar por el posible embudo que se formaría a consecuencia de la medida. Otra vez por “Es Diari” se conoce un cambio, supongo que a consecuencia de la reunión con los afectados en el Ajuntament, el martes día 13 (joder con los que no somos supersticiosos): José María Quadrado y Vasallo se desviarán por Sant Josep o por Albert Camus.

Señales, barreras de tráfico, todo un despliegue logístico para “inaugurar” los cambios, que,  repito palabras de responsables municipales, “son de prueba”. Y empieza la “fiesta”. La mayoría de la circulación se desvía por la calle Sant Josep y una minoría hacía Albert Camus. La barrera de “prohibido el paso a los no autorizados”, la pobre, sufre un vaivén del carajo, a veces situada a la izquierda de la calle y a veces a la derecha, supongo que obra de algún vecino cabreado. Para evitar este va y viene, se fija con tornillos la barrera, para evitar que la “mareen” de un sitio para otro. La sitúan a la derecha de la calzada, sin que los vehículos distingan lo que pone… ¿debe ser por el color político actual?


La barrera ha desaparecido como en la película de Chuck Norris  “Desaparecido en combate”, y sigue sin aparecer y los coches lógicamente por la calle Sant Josep. Pienso que a la brigada municipal en vez de ordenarle “ahora lo ponéis y ahora lo quitáis” la barrera en cuestión-, el ciudadano vería con mejores ojos que se taparan los socavones que hay en las calzadas del Cós de Gràcia, el camino de Trepucó, en el Polígono Industrial, etc.

El “mochilero” tiene media familia viviendo en la calle Sant Josep y soy propietario de una cochera -de las 24 que hay en dicha calle- con su correspondiente vado permanente recientemente “adquirido”, cumpliendo con la legalidad pertinente, o sea, por ley…pero, “vatuadell, cent llamps”, durante años no se me obligó a tenerlo ya que es una vía en la que está prohibido aparcar. Pagamos por cruzar la acera -que por cierto esta hecha una mierda, con perdón- con los vehículos para entrarlos y no dejarlos en la calle…la “prueba” se ha aplazado hasta el 20 del presente mes, según la prensa,  quedando a la espera los ciudadanos de la decisiones pertinentes de los de Dalt la Sala… “si vivim coses veurem”.

Leave a Reply