La verja decorativa

En el pueblo catalán del Maresme, Sant Pol de Mar, hace años instalaron un precioso reloj de sol y algún “iluminado” le puso un tejadillo en su parte superior para preservarlo de las inclemencias del tiempo… lo jodido del tema es que, cuando salía el sol, de marcar la hora, nada de nada, porque el tejadillo hacía una sombra del carajo.


El otro día fui de excursión por la carretera de Mahón a Sant Lluís haciendo el tramo desde la rotonda de las casas del Ateneo hasta el Aeroclub -mi sincera felicitación al colectivo “aviador” por la sentencia de la Audiencia Nacional que anula la sanción de 135.000 euros impuesta por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea- hasta el mismísimo CPM. Verdaderamente para un viandante, tanto diurno como nocturno, la vía ha quedado muy cómoda, segura y suficientemente iluminada. Unas aceras muy amplias, un carril para bicicletas – “velos” en ciutadellenc – un espacioso arcén, un paso sin hormigón hasta la pared seca para que los perritos hagan sus necesidades, esto sí, un solo carril para los vehículos, para los que pensábamos que una carretera desdoblada era más segura, que evitaría choques frontales, etc. Que quede claro, que no pienso hacer ni puñetero caso al que no esté de acuerdo conmigo con lo referente al posible desdoblamiento. Hubiera preferido ver la carretera desdoblada que no el CPM, o sea, el mamotreto del edificio de la prisión.


Según se dice: “En todos sitios cuecen habas”. Caminando me tropecé con un “manojo de ullastres”, en el mismo centro de la acera entorpeciendo a los viandantes habituales, supongo que lo dejaron para quedar bien con los amantes de la naturaleza, de cuyo colectivo siento que formo parte aunque no tenga carné, faltaría más. Un banco – no de los tipo Bankia– situado enfrente para que cuando descansas puedas contemplar al solitario “ullastre”. Además nos puede pasar lo mismo que a los del pueblecito del Maresme, que para cachondearse de ellos les preguntan, ¿qué hora es? A nosotros los mahoneses nos pueden preguntar ¿la verja para qué sirve? Sí, apreciado lector en la misma pared de la cárcel, en el exterior está instalada una preciosa verja metálica, con su pertinente cerradura –sin candado– que no sé para qué puñetas sirve, supongo que no tienen previsto hacer una ampliación al CPM. Si las verjas del interior de la cárcel son igual de seguras pronto no quedará ni un “inquilino” dentro. “Si vivim coses veurem”.

Leave a Reply