Archive for Enero, 2013

La verja decorativa

Domingo, Enero 13th, 2013

En el pueblo catalán del Maresme, Sant Pol de Mar, hace años instalaron un precioso reloj de sol y algún “iluminado” le puso un tejadillo en su parte superior para preservarlo de las inclemencias del tiempo… lo jodido del tema es que, cuando salía el sol, de marcar la hora, nada de nada, porque el tejadillo hacía una sombra del carajo.


El otro día fui de excursión por la carretera de Mahón a Sant Lluís haciendo el tramo desde la rotonda de las casas del Ateneo hasta el Aeroclub -mi sincera felicitación al colectivo “aviador” por la sentencia de la Audiencia Nacional que anula la sanción de 135.000 euros impuesta por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea- hasta el mismísimo CPM. Verdaderamente para un viandante, tanto diurno como nocturno, la vía ha quedado muy cómoda, segura y suficientemente iluminada. Unas aceras muy amplias, un carril para bicicletas – “velos” en ciutadellenc – un espacioso arcén, un paso sin hormigón hasta la pared seca para que los perritos hagan sus necesidades, esto sí, un solo carril para los vehículos, para los que pensábamos que una carretera desdoblada era más segura, que evitaría choques frontales, etc. Que quede claro, que no pienso hacer ni puñetero caso al que no esté de acuerdo conmigo con lo referente al posible desdoblamiento. Hubiera preferido ver la carretera desdoblada que no el CPM, o sea, el mamotreto del edificio de la prisión.


Según se dice: “En todos sitios cuecen habas”. Caminando me tropecé con un “manojo de ullastres”, en el mismo centro de la acera entorpeciendo a los viandantes habituales, supongo que lo dejaron para quedar bien con los amantes de la naturaleza, de cuyo colectivo siento que formo parte aunque no tenga carné, faltaría más. Un banco – no de los tipo Bankia– situado enfrente para que cuando descansas puedas contemplar al solitario “ullastre”. Además nos puede pasar lo mismo que a los del pueblecito del Maresme, que para cachondearse de ellos les preguntan, ¿qué hora es? A nosotros los mahoneses nos pueden preguntar ¿la verja para qué sirve? Sí, apreciado lector en la misma pared de la cárcel, en el exterior está instalada una preciosa verja metálica, con su pertinente cerradura –sin candado– que no sé para qué puñetas sirve, supongo que no tienen previsto hacer una ampliación al CPM. Si las verjas del interior de la cárcel son igual de seguras pronto no quedará ni un “inquilino” dentro. “Si vivim coses veurem”.

Un día en… es carrer Sant Josep de ‘Mô’

Domingo, Enero 13th, 2013

Apreciados lectores. Esta es una historia personal, familiar. Pasé desde los 17 años, o sea mi juventud, conviviendo con mis queridos padres (q.e.p.d.) hasta que me casé y continué viviendo en esta entrañable calle, en la cual nacieron mis dos queridas hijas. Recuerdo que la obra más importante de esta pequeña y estrecha calle fue el alcantarillado y posterior hormigonado de la calzada y las pertinentes aceras. La calzada sigue en perfecto estado a pesar de los años transcurridos. Las obras fueron sufragadas por los propietarios de las viviendas, es decir las pagaron de su propio bolsillo.


Desde hace pocas fechas esta tranquila calle ha sufrido una invasión desmesurada de vehículos a consecuencia de los cambios de circulación -en periodo de prueba, según dicen Dalt la Sala- como consecuencia del cierre al tráfico de un lateral de la Explanada.

Como si fuera la película “Un día en las carreras” de los Hermanos Marx, en pocos días esta calle ha sido un escenario de película. Me explicaré, los vecinos de Sant Josep se enteraron por la prensa de los cambios de circulación que estaban previstos por los de Dalt la Sala, que desde las vías José María Quadrado, Vasallo y José Anselmo Clavé se desviaría la circulación hacía Sant Josep. Se convoca a los vecinos de esta calle solo un día antes de la reunión en el Ajuntament. La mayoría del vecindario se personó en la reunión para protestar por el posible embudo que se formaría a consecuencia de la medida. Otra vez por “Es Diari” se conoce un cambio, supongo que a consecuencia de la reunión con los afectados en el Ajuntament, el martes día 13 (joder con los que no somos supersticiosos): José María Quadrado y Vasallo se desviarán por Sant Josep o por Albert Camus.

Señales, barreras de tráfico, todo un despliegue logístico para “inaugurar” los cambios, que,  repito palabras de responsables municipales, “son de prueba”. Y empieza la “fiesta”. La mayoría de la circulación se desvía por la calle Sant Josep y una minoría hacía Albert Camus. La barrera de “prohibido el paso a los no autorizados”, la pobre, sufre un vaivén del carajo, a veces situada a la izquierda de la calle y a veces a la derecha, supongo que obra de algún vecino cabreado. Para evitar este va y viene, se fija con tornillos la barrera, para evitar que la “mareen” de un sitio para otro. La sitúan a la derecha de la calzada, sin que los vehículos distingan lo que pone… ¿debe ser por el color político actual?


La barrera ha desaparecido como en la película de Chuck Norris  “Desaparecido en combate”, y sigue sin aparecer y los coches lógicamente por la calle Sant Josep. Pienso que a la brigada municipal en vez de ordenarle “ahora lo ponéis y ahora lo quitáis” la barrera en cuestión-, el ciudadano vería con mejores ojos que se taparan los socavones que hay en las calzadas del Cós de Gràcia, el camino de Trepucó, en el Polígono Industrial, etc.

El “mochilero” tiene media familia viviendo en la calle Sant Josep y soy propietario de una cochera -de las 24 que hay en dicha calle- con su correspondiente vado permanente recientemente “adquirido”, cumpliendo con la legalidad pertinente, o sea, por ley…pero, “vatuadell, cent llamps”, durante años no se me obligó a tenerlo ya que es una vía en la que está prohibido aparcar. Pagamos por cruzar la acera -que por cierto esta hecha una mierda, con perdón- con los vehículos para entrarlos y no dejarlos en la calle…la “prueba” se ha aplazado hasta el 20 del presente mes, según la prensa,  quedando a la espera los ciudadanos de la decisiones pertinentes de los de Dalt la Sala… “si vivim coses veurem”.

Ciutadella antigua

Miércoles, Enero 2nd, 2013

Uno de los atractivos más importantes de esta ciudad del poniente menorquín es, a mi modesto entender, su centro histórico. Comentando este tema con un amigo ciutadellenc, mi opinión era que lo podíamos comparar con el de la capital balear, él destacaba los encantos de las estrechas calles de Ciutadella y yo las entradas -abiertas la mayoría- de los palacios palmesanos… En fin,  acuerdo unánime en que las dos ciudades gozan de unos centros históricos preciosos, siendo motivo de orgullo de los ciutadellencs y palmesanos. Todo esto sucedía cuando después de la tertulia radiofónica de los viernes en la COPE, nos tomamos un vermut en el bar de siempre, continuando debatiendo fuera de antena. Lo cuatro tertulianos, Toni, Paco, Martí y un servidor, nos encaminamos hacía el restaurante -propiedad del tertuliano Paco Carrasco- para celebrar las fiestas navideñas, o sea, como si fuera una comida de empresa, pero como la cadena en cuestión económicamente no está para “tirar cohetes”, no insinuamos que nos invitaran y la cuenta la sufragamos de nuestros bolsillos. Un delicioso menú del día, acompañado de un buen vino Rioja reserva…el caldo invitación del amigo Paco.

Como el único “vicioso” de los cuatro es el “mochilero”, o sea el que suscribe, cigarro habano, cenicero y a la …calle. La tranquilidad del Carrer de Ses Voltes -tiendas cerradas por el horario- verdaderamente era un placer, degustar en solitario un delicioso H.Upmann–Epicure. Pero, siempre tiene que haber un pero, desde la terraza del restaurante pude contemplar la entrada de la vieja farmacia Llabrés, hoy propiedad de la realeza, por obra y gracia de señor Balada (q.e.p.d.), con la verja oxidada, cadena y candado pertinente para evitar a los posibles ocupas. Mi mente me trasladó a tiempos pasados -como en la película “El Resplandor” del gran actor y forofo del básquet norteamericano Jack Nicolson- viendo compradores de antaño visitando esta farmacia, disfrutando de su precioso interior, con la farmacéutica Llabrés atendiéndoles. La casa vecina, todo un poema de dejadez, abandono y un ejemplo de como no debe estar una fachada en cualquier ciudad de nuestra preciosa isla y menos en el centro histórico de Ciutadella.

Contemplé como más de una treintena de señoras salían del mismo restaurante en el que habíamos comido nosotros cuatro, lo habían pasado de dalt de tot y varias de ellas conocidas y las no conocidas nos presentamos, ya que o eran radioyentes de la COPE o lectoras de mis artículos mochileros, me “encargaron” que denunciara que algunos propietarios de perros, deberían limpiar las cacas que los pobres animalitos dejaban en las aceras, así que señores de Dalt la Sala, “caña al mono” con los infractores que se pasan por el forro de las …, o de los …si son señoras, la ordenanza municipal pertinente.

De regreso al coche pasando por el Carrer dels Socors, vatuadell cent llamps, una especie de arco iris cajonero, cubriendo no sé que puñetas y por la parte superior sobresaliendo unos tubos de plástico que desaparecían en el interior de un precioso edificio… si vivim coses veurem.

El “mochilero” desea unas felices fiestas de Navidad y próspero año nuevo, cargado de salud, trabajo para todos, menos impuestos y que los políticos en general estén al servicio del ciudadano de a pie… ¿verdad que me entiendes, querido lector?

–––
barber-alles@terra.es