“Cagarades” no políticas

Me han comentado que últimamente salgo menos de excursión. Esto tiene en parte una explicación y es debido a que el regidor de ciudad de Mahón, en su día solicitó mi “colaboración” para informarle de las ‘denuncias’ ciudadanas para actuar en consecuencia, o sea colaborar en mejorar nuestra ciudad; pero salir, sí salgo.

En las pasadas fiestas patronales de Mahón, una señora me lo comentaba – en plan irónico políticamente hablando – personalmente y me recomendaba que me diera una vuelta por es Camí de Santa Maria de nuestra ciudad, que estaba invadido de hierbajos… Excursión pertinente al cabo de unos días y pude comprobar que habían sido exterminadas las malas hierbas. Lo que sí recomiendo es que los vehículos de cierta altura no pasen por el mismo porque hay dos tuberías que cruzan por el aire dicho camino. Es decir, si no quieren convertir su utilitario en un descapotable…

Un vecino de Es Mercadal no entendía por que en la rotonda de la apisonadora, “el seto obstaculizaba la visión de dicha apisonadora, cuando esta máquina de obras públicas es un elemento patrimonial que se instaló en la rotonda como pieza histórica y decorativa” (Rincón del lector del 20.9). En julio del 2007 ya denuncié públicamente, a través de Es Diari, el deterioro por abandono – por parte de la administración pertinente – de tan preciosa pieza histórica…muy apreciada para mí sentimentalmente, con recuerdos familiares de mi infancia. Supongo apreciado vecino mercadalenc, que el dichoso seto es para esconder las vergüenzas…

Hablando de vergüenzas, hace varios días una dependienta de una tienda situada en es camí de Ses Rodeas, me comenta: “mochilero, cuando salgas, por favor, haz una excursión por el parking situado entre el parque Rubió y la calle Pintor Vives Llull; podrás comprobar una patética visión  de todo tipo de mierdas, que por desgracia lo vemos diariamente”. Vatuadell cent llamps, una verdadera colección de defecaciones –cagarades de cans– de todo tipo. Tarjeta roja para los propietarios de dichos animales de compañía –cuyos animalitos deben estar avergonzados de hacer compañía al guarro de su propietario-, también roja para el responsable de la limpieza de la zona por no actuar diariamente. Recomendación personal, el agente municipal de la barriada –supongo que aún existe- de paisano, al acecho diariamente darrera una mata, para ‘pescar’ al infractor que se va sin recoger tan asqueroso y mal oliente “regalito” del animal de cuatro patas y multar al animal de dos patas por incívico…Ya tenemos otra forma de recaudar billetaje para las arcas municipales, que los de los vados ya hemos contribuido monetariamente por poder cruzar las aceras –para guardar los vehículos en el garaje- por orden de Dalt la Sala.

Supongo que la ordenanza municipal referente a las “cagarades” engloba a todo tipo de animales, porque en el parking del pabellón Menorca –bombonera añorada de ACB- las defecaciones eran de caballos y por consiguiente de tamaño considerable, no tanto como el perenne talayot de Trepucó.

Los que tenemos la buena costumbre de no tirar las colillas al suelo, verdaderamente lo tenemos complicado. Zona Sínia Costabella, tuve que recorrer varias calles buscando un cenicero público –sin conseguirlo- y no tirar sa llosca del cigarro habano. Por cierto puntualizo llosca de puro por si veis alguna en la acera, no es mía.

Leave a Reply