Basílica paleocristiana de Torelló

A los ciudadanos que residimos en nuestra querida Menorca, generalmente nos preocupa que nuestra “roqueta” sea un paraje que esté en perfectas condiciones de revista, o sea, que cuando un visitante la pise, bien sea por vacaciones o por trabajo, encuentre los pueblos, playas, carreteras, caminos, monumentos megalíticos, acordes con la denominación que hace años se le dio como reserva de biosfera. Siempre me ha quedado la duda… ¿Los dirigentes políticos autonómicos –en concreto los mallorquines– están concienciados que somos reserva de la biosfera, o se creen que somos la ‘Reserva India’ de las Baleares?

Bromas aparte, a pesar apreciado lector, estarás de acuerdo que una de las cosas más saludables y gratificantes contigo mismo y con tu entorno, es el sentido del humor, entre muchas otras cosas, porque nos puede ayudar a superar la dichosa crisis… Ver la botella medio llena y no medio vacía, que al fin de cuentas el líquido es el mismo… Pero la actitud no es la misma. Otra situación que también te ayuda a lo que hemos comentado anteriormente, es cuando sales de visitar a un amigo del hospital Mateu Orfila, el cual no está en sus mejores momentos de salud… respiras hondo, ves la jodida realidad y diriges una plegaría al Creador para que tu amigo mejore y de paso para que mejore la salud financiera de este país.

Vamos de excursión mochilera. Hace unos días mi amigo británico Ian me llama por teléfono porque quiere enseñarme un paraje cercano a Sant Climent, que da pena verlo –él que habla un castellano fatal y que a mí me pasa lo mismo con el idioma de Su Graciosa Majestad , vamos… que fue un diálogo de sordos-, quedamos en el mismo pueblo a desayunar y excursión pertinente.

Cuando llegamos donde teníamos que ir le comenté que en noviembre del 2010 ya visité dicho enclave y el Menorca publicó el artículo pertinente -ver Menorca.info, blog Mochilero, noviembre 2010-, que estaba seguro que la cosa había cambiado, o sea, que estaría en perfecto estado de revista porque se trataba de la Basílica Paleocristiana de Torelló.

Vatuadell cent llamps, los únicos cambios que pude comprobar fueron: un escalón de madera – hace más de un año estaba podrido – que lo habían cambiado por uno de nuevo, las cacas de los perros por motivos obvios –el tiempo– no eran las mismas, varios preservativos usados como decoración. Lo que estaba igual que daba pena eran los carteles indicativos, la pintada “solo soy eso” a lo alto del talayot, las vigas y vallas metálicas podridas, el enderrossall de pared seca interior y el mosaico continuaba tapado de polvo – por mi falta de experiencia pienso que tal vez el polvo sirve para conservar el mosaico. ¡Patético señores! Más teniendo en cuenta que queremos que la UNESCO nos nombre Patrimonio de la Humanidad por nuestro legado talayótico…

Como dije en su día: El mosaico permanecerá. El turismo no lo sé …

P.D. Las arcas del Consell están en precario –según para qué–, según nos informan, ¿no se podría apadrinar algún monumento megalítico para su conservación, como varias rotondas del municipio mahonés o organizar un grupo de voluntarios –por qué no de parados– al estilo Isla del Rey?

Leave a Reply