Barreras arquitectónicas

La sociedad está concienciada para que la vida diaria de los discapacitados sea lo más agradable e integradora posible. Una de las actuaciones prioritarias, tanto para las administraciones como particulares, es la eliminación de las barreras arquitectónicas.

Sábado matinal, después del partido de tenis habitual, llamada telefónica familiar, “en Joan –el meu nét– juga al camp de l’Sporting Mahonés, el podrías dur a Maó quan acabi el partit”.
Excursión pertinente al campo del Sporting Mahonés. Tirando de hemeroteca he recordado que a principios del pasado año, el Govern balear y el Consell insular firmaron un convenio para la construcción de un segundo campo y la total remodelación del actual. Lo primero se ha llevado a cabo y lo segundo, con la actual problemática deportiva –retirada de la competición y ambiente electoral enrarecido– y la falta de “billetaje” en las arcas de las administraciones mencionadas anteriormente, jodido lo tiene el vetusto campo municipal para que le hagan una necesaria “cirugía”

El nuevo campo ha quedado muy bien equipado. Césped artificial, buenos vestuarios, grada cubierta, en pocas palabras, para los chavales -deporte de base-que se dedican a este popular juego, tienen unas nuevas instalaciones, para que los padres sueñen con ver a su hijo convertido en un futuro Messi o Ronaldo.


En el campo coincidí con un amigo -exfutbolista y amante de este deporte- que estaba viendo las evoluciones de los chavales, por supuesto a la sombra porque hacía un sol del carajo. Le acompañaba su esposa, estuvimos hablando un rato de fútbol, del tiempo, de la salud, y le pregunté: “¿El día que llueva como te apañarás?”. Me contestó: “Paraguas, chubasquero o quedarme en casa…”. Desde hacía unos meses mi amigo, por problemas de salud, se tiene que desplazar en silla de ruedas y  no hay rampa para acceder a la grada cubierta.

Tanto Emilio como yo, estamos convencidos de que está previsto la instalación de una rampa para que él y las personas que están en su misma situación puedan acceder a la grada cubierta, para resguardarse tanto de la lluvia como del sol. Porque los discapacitados también tienen derecho a disfrutar del fútbol.

–––

barber-alles@terra.es


Leave a Reply