Diálogos de besugos

Hace unos cincuenta años el contenido de Semana Santa era exclusivamente religioso. Actualmente, por supuesto, lo sigue siendo, pero se ha añadido otro componente que es el vacacional. No me refiero al escolar que antiguamente ya se disfrutaba, sino al turístico, o sea, el trasiego de los que salen y los que llegan a Menorca.

El martes 3 del presente mes de abril llegaba al puerto de Mô el barco Fortuny procedente de Barcelona. Desayunando en mi boinder preferido, contemplé como de su interior salían coches privados, contenedores y una gran cantidad de gente, que la mayoría ocupaba asiento en varios autocares, partiendo más tarde a algún lugar de nuestra preciosa isla. Pensamiento pertinente: “bono, començam bé ja que només som dimarts, es comenciants estaran contents, tindrem una bona ocupació turística”.

Jueves Santo por la mañana, diálogos de besugos…

Un grupo de catalanes paseando por el puerto de Mô, primero nos saludaron, pidieron consejo sobre dónde comer; habían alquilado un mono-volumen; estaban una semana; el coste del viaje -avión y hotel- muy económico…habían venido a través del IMSERSO!

Un comerciante del centro de Mô, me comenta a última hora de la mañana, esta tarde “no obriré sa botiga després de veure sa poca venta feta fins ara”. Los dos nos fuimos a comer con un grupo de amigos -tots mascles- en una preciosa cala de Sant Lluís.

Al acto culinario -per cert una paella de dalt de tot – se incorpora un regidor de s´Ajuntament de …, que manifiesta, “he pasado por el puerto de Mahón y todo estaba vacío, bares y restaurantes”. Como es amigo le soltamos la caballería sin miramientos manifestándole, “teniendo en cuenta que gobernáis -mismo color político- en Madrid, Baleares, Menorca y …, ya no valen excusas, coged el toro por los cuernos y a tomar decisiones para cambiar el panorama actual”.

Noche de Jueves Santo, un restaurante del puerto mahonés lleno hasta la bandera, con problemas de aparcamiento…,tranquilo apreciado lector, se trataba de una inauguración para celebrar su reapertura. A las primeras de cambio un conocido enamorado de nuestro puerto, me dice, “Mochilero, qué puñetas tenemos que hacer para conseguir que desaparezca esta “mierda” de barco -el Mouldi- que lleva tantos años amarrado en la zona de la Casa del Mar”. Una chica comentaba que unos amigos peninsulares habían decidido viajar a Canadá, ya que les costaba lo mismo que venir a Menorca en avión, no en limusina! Cúantas veces hemos oído que el principal freno para no desplazarse a Menorca, es el coste del pasaje aéreo. El color político en todas las administraciones es el mismo, a ver si lo notamos en breve, con precios asequibles a todos los “bolsillos”.

Después cena “ligera” en un restaurante del mismo puerto, cuyo propietario es de los que tienen abierto todo el año, nos comentaba que estaba hasta la coronilla de pagar impuestos sin recibir nada a cambio, que comerciantes y administraciones tendrían que hacer un frente común para dar vida comercial de una puñetera vez a este precioso puerto. Dijo que se estaba planteando coger los bártulos y marcharse a algún lugar donde verdaderamente crean en el turismo de calidad, para encontrar un futuro para sus hijos y nietos…estava molt emprenyat. Unos clientes salían del restaurante manifestando, “los precios de los billetes de avión asustan a cualquiera”.

Por la noche soñé con este precioso puerto… la descarga de combustible de la Base Naval cambiaba de lugar; la planta de Endesa trasladada a la zona industrial; había dos cruceros de eslora mediana amarrados en la Estación Marítima y Autoridad Portuaria, otro de gran eslora amarrado en el pantalán nuevo de Cala Figuera; yates y mega-yates invernando en las zonas de amarre a consecuencia de la bajada de precios; circulación restringida para vehículos entre Semana Santa y el mes de octubre, con una única dirección cerrando el tramo comercial por las noches con desplazamientos con el tren turístico; escaleras mecánicas en el parque Rochina; restaurantes y bares repletos de clientes…esto es un sueño agradable y no la pesadilla real que soporta este precioso puerto. Ya lo manifestó el almirante italiano Andrea Doria, “Julio, Agosto, y puerto de Mahón, los mejores puertos del Mediterráneo son”.

Leave a Reply