Andamio olvidado

Sábado lluvioso, en consecuencia cambio tenis por encuentro voluntarios en la Isla del Rey. Bajando por sa Costa de na Gilda, perdón, sa Costa de sa Peixeteria, en la zona vallada podemos contemplar el vertedero, no autorizado por motivos obvios, donde se van acumulando desde hace tiempo, botellas, plásticos, etc., causando un aspecto deplorable a los viandantes de la zona, por cierto muy concurrida por ser la principal conexión puerto-ciudad.

El grupo de “isleños”, después de planificar trabajos, realizar comentarios de toda índole, manteniendo siempre el sentido de humor en la informal reunión semanal, se puso en marcha hacía la plaza de la Miranda, donde una señora nos había ofrecido para la Isla del Rey varios muebles antiguos, cuadros varios, ya que había vendido la casa de un familiar. Subida pertinente por la cuesta de la Miranda, donde pudimos comprobar los restos del botellón de la noche anterior: un escalón roto, un registro de electricidad sin la tapadera, el cable pelado y peligro pertinente. Camuflado entre la maleza del acantilado los restos del un coche de bebé (supongo que cuando los impresentables ciudadanos lo lanzaron para deshacerse de él, el niño no estaba en el interior).

Un compañero de excursión comentó lo bonito y práctico que sería un paseo que uniera la Miranda, por la parte exterior con el mirador del Mercado. La propuesta se aprobó por unanimidad del grupo   “excursionista”. Dicho queda para que se tenga en cuenta cuando se consolide de una puñetera vez el dichoso acantilado de la cuesta de la Pescadería.

Había quedado con mis amigos, Isabel y Vicente, para una sesión fotográfica ya que tienen intención de relatar y publicar las dificultades que se encuentran cuando se desplazan por la ciudad, tienen que acceder a locales, etc., por cierto se me había olvidado comentar que los dos son discapacitados y van de un sitio a otro con unas scooters adaptadas. Durante la espera, coincido con Marga, persona preocupada por el mantenimiento de la ciudad y pregunta pertinente: José ¿has ido a ver el andamio olvidado que te dije?, “vatuadell pardal”, se me había olvidado y como estaba cerca de la calle Bellavista, que es donde está este andamio, “cap allà me’n vaig”.

Bueno, bueno, como siempre suele pasar con las cosas perennes no te das cuenta de que están. Este mamotreto de andamio se instaló hace varios años sobre la misma acera, para una obra y protección del peatón. El personaje sigue en pié, la obra en fase de espera y los peatones pasan por la otra acera, “per si de cas”. Me acordé de unos tocayos suyos que estuvieron varios años instalados en las calles des Forn y Vives Llull, que en su día ya denuncié. Pienso que el personaje en cuestión de la calle Bellavista, si no se realizan las obras debe desaparecer por estética, seguridad y porque sí.

barber-alles@terra.es

One Response to “Andamio olvidado”

  1. albert dice:

    Sr. Barber, pasese Usted por la calle Maria Lluisa Serra y si quiere ver o fotografiar un mamotreto de andamio alli lo tiene desde hace al menos cinco años.

    Saludos,

    Excompañero.

Leave a Reply