Barca de pesca “Joven Josefina”

En mayo del 2009 decíamos:

“En una de mis excursiones mochileras por el puerto de Mahón me encontré con la antigua barca de pesca “Joven Josefina” amarrada en la Isla Pinto de la Estación Naval.

Me vino a la memoria, que en mi etapa de regidor del Ajuntament de Mô, en el año 2006, mi amigo Gaspar Melsión, profesional pesquero, había hecho donación al pueblo mahonés de esta peculiar y “vieja” embarcación, habiendo protocolizado mediante acta notarial dicha operación, de común acuerdo con los responsables del consistorio mahonés, con la finalidad de restaurarla y ubicarla en un lugar de nuestra ciudad para deleite visual como pieza de museo.

El mismo año fue traslada a la Isla Pinto, en la zona de poniente, en la cual permaneció un par de años, cosa que pude comprobar desde mi casa, hasta que desapareció un día determinado… pensé ja la deuen restaurar es de s’Ajuntament, cosa lógica ya que el acuerdo tomado en el año 2006, por al Alcalde Arturo Bagur y el propio donante, mi amigo Gaspar, era su restauración pertinente. Pues no, la “vieja” “Joven Josefina” había sido trasladada de poniente a levante de la citada Isla Pinto… Una zona que no puedo “controlar” visualmente desde mi casa, porque los edificios de dicha isla me lo impiden.

Nos saludamos en nuestro encuentro del otro día, la “Joven Josefina” y el “mochilero”, sí señor, yo a mi edad prefiero hablar con estos personajes que no hablar solo

-¿Qué haces tú en el mar amarrada después de cinco años que te dieron en adopción? Le pregunté.

-No lo sé, yo pensaba, cuando me desamarraron de la zona de poniente era para sacarme del agua y empezar a restaurarme, me di cuenta que me pasaban a la zona de levante y otra vez amarrada. Contestó la Joven.

-Verdaderamente tu aspecto es deplorable –le dije–, si tardan unos cuantos años más en hacerte la cirugía estética pienso que ya no tendrás arreglo, te pareces a otro mamotreto que tenemos en nuestro puerto, el barco El Mouldi, que está amarrado desde hace años y abandonado en el muelle de Sort des Frares, cuesta recién inaugurada después de tantos años sin acabarla… las cosas de palacio van despacio.

-Vatuadell, “El Mouldi” sigue allí –contesta la Joven–, me pensaba que ya lo habían largado… quin desastre, después de lo que me dius lo meu va per llarg, menos mal que estic feta de llenya d’en primer, o sigui de sa bona, que no sabies que em van parir a Mallorca?… Bueno, mochilero, me podrías hacer un favor?

Ja ballam, pensé en mi interior y acojonamiento general, ésta querrá que organice un grupo de restauración y nos pone a currar para ponerla guapa. ¿Qué quieres que haga?

-Un artículo reivindicativo de los tuyos, para que alguien de Dalt la Sala se acuerde de mí y de lo que acordaron con mi antiguo propietario, que era restaurarme y sacarme del agua, que ya tengo los ovarios totalmente arrugados, o sigui pansits, de estar en el mar y sin moverme.

La Joven Josefina ha “naufragado” debido al abandono, quina pena. ¿A “El Mouldi” cuándo lo perderemos de vista?

Leave a Reply