Estación de autobuses

Recientemente he recibido un correo electrónico de una apreciada lectora que voy a transcribir:

“Le hago llegar este e-mail porque con sus escritos en la prensa a usted le harán más caso que a mí y a los cientos o miles de usuarios de la estación de autobuses de Maó que padecemos la incapacidad de nuestros gobernantes del Consell.

Desde hace unas semanas se han colocado en dicha estación unos paneles digitales en cada columna indicando a dónde se dirige el autobús que aparca al lado de dicha columna, así como una gran pantalla que dice a qué hora sale el próximo autobús y desde qué plataforma lo hace. También han colocado dos pantallas táctiles en las que están todos los horarios. Todo estupendo si no fuera porque…

Han arrancado de las paredes todos los paneles con los horarios manuales, y ha sido como dejarnos a oscuras. Todo el montaje que han hecho de sus pantallitas digitales está muy bien como apoyo a los horarios manuales, nunca como sus sustitutos. Ahora llegas a la estación y en la pantalla gigante solo ves por ejemplo el próximo bus a Ciutadella, pero no el de mediodía o cuál es el último de ida o de vuelta. En la pantalla gigante solo indican los próximos autobuses que salen, o sea que si el tuyo no sale antes de 30 minutos en pantalla no aparece y vas completamente perdida. Si eres lista e intuyes que lo que hay colgado en la pared es una pantalla táctil con los horarios (en ningún lado pone que lo sean) puedes “navegar” un rato buscando tu horario, siempre que no seas una persona mayor o un turista (el 80% de usuarios en verano). Los paneles de las columnas no suelen funcionar, así que no sabes desde dónde sale tu autobús hasta que lo pone en la pantalla gigante. Y para rizar el rizo, los fines de semana y festivos no sirve para nada porque sigue poniendo el horario de lunes a viernes y no coincide en absoluto con los de sábados, domingos y festivos.

Ayer sin ir más lejos observé cómo a la llegada de un autobús se le acercaron 12 personas al conductor acribillándolo a preguntas sobre el horario de otras líneas y el pobre conductor, al que conozco, dice que van de mal en peor, que se pasan la mayoría de su tiempo de descanso contestando a las preguntas de los pasajeros debido a la falta de información y escasa validez de la poca que existe.

Aún estamos a primeros de Mayo y los usuarios ya están hartos de la dejadez de los responsables de este desaguisado. Los conductores comentan incluso que si esto no cambia la Estación de Mahón se convertirá en un auténtico caos.

Sr. Barber. Le invito a que se de una vuelta por la estación y compruebe usted de primera mano lo que le digo. Intente averiguar a qué hora sale un autobús a cualquier destino, desde dónde sale, y a la hora que vuelve sin tener que consultar a un conductor. Si lo consigue sin dificultad, borre mi carta y olvídela, en caso contrario le agradecería que la publicara en la prensa o la hiciera llegar a los responsables. Los usuarios del transporte público se lo agradeceremos.

Muchísimas gracias.

Marcia Santos y miles de usuarios.”

Cuando te lo piden varias personas, excursión al canto y cap a s’estació d’autobusos. Al llegar a mi destino, pude comprobar que, efectivamente, habían desaparecido los paneles de siempre y se habían instalado los digitales que menciona la usuaria en su e-mail. Quiero puntualizar que no soy usuario del transporte público, que lo tendría que ser, però què hi hem de fer. La pantalla gigante informaba que estaban en pruebas, las pantallitas digitales, bueno, menos mal que un conocido me informó cómo manejarla.

Conclusión, para las personas que no dominamos los sistemas de alta tecnología, sería conveniente que además de las pantallas digitales hubiera las manuales, la gente mayor también lo agradecerá. Me comentaba un usuario que el pasado lunes la pantalla estaba a oscuras, más madera… Otra solución sería que hubiera informadores procedentes de la casa grande de la Biosfera, pero que no fichen a nadie, ¿tal vez parados o gente mayor aburrida?
Apreciada Marcia, misión cumplida por mi parte.

Por cierto, estamos en plena temporada turística y las Casas Consistoriales de Mahón están medio cubiertas con una valla protectora y unas siniestras lonas por la necesaria reforma de la fachada. Todo esto sería perfecto, pero es que los obreros llevan varias semanas sin trabajar en la misma… o sea “desaparecidos en combate”, como en la película de Chuck Norris.
–––
barber-alles@terra.es

Leave a Reply