Una excusión arqueológica

Habitualmente suelo aparcar el coche en el Club Tenis Mahón varias veces por semana, y a poca distancia del mismo se puede contemplar la imagen preciosa del talayot de Trepucó. Siempre me han impresionado los perennes monumentos que tenemos por todo el territorio de nuestra Menorca, como son los talayots y las taules, torres costeras de vigilancia, naveta des Tudons, los faros, etc.

Parte de este patrimonio sirve para promocionar turísticamente nuestra isla,  decisión política acertada ya que para que lo disfrute el resto del mundo es necesario adecentarlos mostrar su mejor aspecto, hay que tener en cuenta que somos reserva de la Biosfera.

Hace tiempo un conocido me preguntó, hablando de mis excursiones mochileras, si recientemente había visitado la basílica paleocristiana de Torelló, en Sant Climent. Contestación negativa por mi parte y recomendación por la suya: tendrías que ir porque me dicen que hay un abandono general, es de vergüenza con el dinero que nos costó a los contribuyentes. Hago constar que esta persona no había podido ir por tener problemas personales de movilidad. De modo que durante el mes de setiembre pasado en plena temporada turística, coche, máquina de fotos y mochila pertinente, cap a San Climent.

Lo primero que nos encontramos es un galimatías de señales y hierbajos indicando el Camí de Torelló. Después de sortear varios baches en dicho camino, podemos contemplar el talaiot de Torellonet Vell. De vecina tiene una garita de electricidad y en la parte superior del talayot un radio faro, supongo que para alertar a los aviones de su existencia, con un escrito de algún gamberro, “solo soy eso”. Lo de la lucecita me suena a cachondeo, ya que a la altura que pasan los aviones no parece necesaria. El paso de acceso al mismo aparece cortado con una especie de pared seca improvisada, que impide moverte por el recinto si no es saltando por la pared seca que rodea el monumento. Como uno es curioso y no hace caso del consejo de la esposa, no botis sa paret que pots caure, ja no tens edat …El final de la frase me tocó el amor propio y a saltar tocan…Tenía razón la madre de mis hijas, un poc més i em fot de cap.

Seguimos hacia la basílica paleocristiana del Fornàs de Torelló. En el camino de entrada a la misma una cadena que impide el acceso de vehículos a la basílica, medida que considero muy acertada. A la izquierda, un enderrosall de paret seca y a la derecha el aparcamiento de coches y un aparca bicis o velos, todo oxidado. Nos adentramos y a lo lejos aparece una nave de protección del mosaico que en su día debió costar su correspondiente cantidad de billetes, no sé si pesetas o euros.

Lugar precioso, mantenimiento cero.

Una parte de la escalera está podrida, la mayoría de vigas y vallas metálicas, oxidadas, otro enderrosall de paret seca en el mismo recinto, por supuesto, suciedad y como final de fiestas, no poder ver el mosaico por estar cubierto de polvo… Otro día será.

Hace unos días, para ser más precisos el día de Todos los Santos, visitamos el cementerio de Sant Climent por motivos familiares.  Aprovechamos la ocasión para acercarnos a basílica ya mencionada, para ver si algo había cambiado. Pues sí, algo había cambiado de todo lo relatado de la visita del pasado mes de septiembre…un enorme charco  del ancho del camino de la entrada al recinto y excrementos de caballo, al pie de la escalera.

A ver si me aclaro: antes teníamos las playas como atractivo turístico. Ahora dicen que eso no basta porque no nos diferencia. Pues bien. Menorca es el territorio de Europa con mayor número de monumentos prehistóricos por metro cuadrado. Bien. Un motivo cultural para visitar la Isla. Entonces, ¿por qué no lo cuidamos?

PD. El mosaico permanecerá. El turismo de Menorca, no lo sé…

Leave a Reply