Al colaborador desconocido

Terminadas las fiestas de la Mare de Déu de Grácia, lo que la gente recuerda, comenta, por supuesto también los medios de comunicación, son: el pregón, el jaleo, gigantes y cabezudos (de los propios y los invitados allende los mares), actuaciones musicales, cenas de su barriada. Pero para que todo esto funcione a la perfección, tenemos la necesidad imperiosa del colaborador desconocido.

¿Quién es este personaje? Tiene cara, ojos y nombre y apellidos. Todo el mundo sabe cuántos caballos participan en la colcada, pero el número de “colaboradores desconocidos” muy pocos, por no decir nadie, teniendo en cuenta que sin su aportación a las Fiestas sería muy complicado llevarlas a cabo, por no decir imposible.

Los preparativos para las Fiestas necesitan de “colaboradores desconocidos” como: brigadas municipales (jardineros, obras, electricistas,  etc.), policía municipal y portuaria.

Los días de las Fiestas se requieren “colaboradores desconocidos” como: Protección Civil, Cruz Roja, personal sanitario, miembros de la orquesta, policía municipal y portuaria, el personal encargado de los fuegos artificiales.

Después de las Fiestas, mientras el pueblo llano descansa y se recupera de una buena resaca, es preciso contar con más “colaboradores desconocidos” para dejar Mahón en perfecto estado de revista: Personal de limpieza, brigada municipal, etc.

Notas curiosas. La cantidad de bares que abren solamente en Fiestas además de los habituales. Muchos ciudadanos portando su “botella de pomada” de su casa. Todo ello está justificado teniendo en cuenta el precio abusivo que se cobra en general por una “pomada” pequeña, 1,5€, osea más de 200 de las antiguas pesetas. Apreciado lector, estarás de acuerdo conmigo, que a pesar de estar en contra del “botellón” de los fines de semana, estas Fiestas se han convertido en un macro-botellón, ¿o no? Incongruencias de la vida.

Notas incívicas. Los guarros/guarras que orinan en la vía pública, teniendo a 10 metros, sí a 10 metros, varias cabinas sanitarias, los que tiran al suelo los vasos de plástico teniendo un contenedor al lado. Que pena no tener conciencia urinaria (no hacerlo en la vía publica) ni conciencia ecológica (reutilizar el mismo vaso de plástico).

Nota cívica. Varios caixers guardaron cola para usar las cabinas sanitarias, instaladas en sa costa de sa Peixetería.

Comentando con un funcionario público municipal perteneciente al colectivo “colaborador desconocido” las Fiestas en general, llegamos a la conclusión que el personal de Protección Civil es merecedor de la medalla de oro como “colaborador desconocido”, ex aequo con los voluntarios de la Cruz Roja, por su labor altruista.

Gracias “colaboradores desconocidos” en nombre de los que  podemos disfrutar  de ses Festes de la Mare de Déu de Grácia.

Leave a Reply