Puerto de Mahón

Mi buen amigo Miguel Ángel, del Mesón del Puerto, me comentaba la envidia sana que me profesaba por llevar tantos años disfrutando de una prejubilación anticipada. Todo esto mientras degustábamos sus deliciosos montaditos, café, copa de orujo y, con perdón, cigarro habano pertinente. Otro de sus comentarios era la ilusión de que su local pudiera disponer de una terraza exterior para disfrute de su clientela. Como lo que me quedó grabado en mi memoria fue el tema de mi prejubilación, pesadillas nocturnas, por no ser solidario con los de mi edad, que tienen que currar hasta los 65 años, con el agravante gubernamental de añadirles una propina de 2 años más. No és igual fer dos anys més de diputat que de mestre de cases…

Este día sin querer madrugué más de la cuenta, vestimenta propia para mi caminata portuaria y cap a baixamar.

Bajando por la cuesta de la Pescadería, lo primero que me encontré fueron restos de botellón de la noche anterior. Recomendación para estos incívicos: que recojan en bolsas los desechos de vasos de plástico, botellas vacías, cartones, etc. y a depositarlas en los contenedores pertinentes.

La otra cara de la moneda: una chica caminando con su perro y con la bolsita pertinente en la mano, por si al pobre animalito le vienen ganas de hacer sus necesidades. Buen ejemplo de civismo.
Otro ejemplo incívico: bolsas de basura depositadas en las papeleras que hay en el muelle. Vamos señores… con lo fácil que lo tienen solamente cruzando la carretera hay unos contenedores que les están esperando. Ah!, para el colmo de cara dura, una bolsa de basura encima de un banco de piedra.

Llegamos frente a una heladería de la zona del Club Marítimo de Mahón y nos encontramos varios vasos de plástico abandonados con residuos de helado, encima de uno de los nuevos bancos. ¡Hay que ser guarros…! Teniendo unas preciosas y prácticas papeleras. También va por los fumadores que en vez de apagar la colilla y tirarla en la correspondiente papelera, la echan al suelo por no levantarse del correspondiente banco.

Además podemos observar que al lado del contenedor para reciclar aceite mineral hay varias garrafas de aceite vacías abandonadas, en vez de depositarlas en los contenedores para plástico. Tarjeta amarilla al autor.

Pasos de peatones, otra historia para no dormir. Cuando los cruzas para regresar a tu domicilio, ojo con los Fernando Alonso de turno que van a la caza del peatón. Por suerte la mayoría de conductores se paran para que tú cruces. Una chica que iba caminando delante de mí, cuando intentaba cruzar un paso de peatones, si no desiste se la llevan por los aires. Pegó un grito, supongo acordándose de algún familiar del incívico conductor.

Para terminar por hoy, me comentan mis amigos Isabel y Vicente, una pareja de discapacitados, que: “un sábado salimos a dar una vuelta por el puerto de Maó, paseamos por el lugar donde se encuentran la mayoría de pizzerías con la intención de cenar, pero la mayoría de ellas en las terrazas tienen un tablero de madera para diferenciar el espacio de sus terrazas, algo que a nosotros nos dificulta entrar, lo curioso y caritativo fue que al pasar por una de ellas a una camarera que estaba en el portal, le dijimos que si no hubiera este escalón nos hubiéramos quedado allí pero como se podía ver no podíamos subir, hablando con ella lo comentamos, que había motivo para protestar, y sin más esta buena persona nos dijo que estaba de acuerdo con nosotros y nos mandó a la pizzería Roma. Lo más emotivo e impresionante fue ver que nosotros dos sin depender de nadie pudimos ir a cenar solos por el puerto y después dar una estupenda vuelta por la orilla del mar. Sentimos una liberación muy importante”.

P.d. Varias personas habituales del puerto de Mahón me han pedido que recomiende a la autoridad competente, portuaria o municipal, el cambio de los antiguos bancos de piedra, por ser incomodísimos para el descanso y disfrute visual del movimiento portuario. Me uno a esta petición y recomiendo sustituirlos por el modelo recién instalado en la zona del Club Marítimo de Mahón.

barber-alles@terra.es


Leave a Reply