Archive for abril, 2010

Educar y enseñar

jueves, abril 22nd, 2010

Los fines de semana, entre otras cosas, tengo por costumbre leer el “XL Semanal”, prioritariamente los artículos de Carlos Herrera, Arturo Pérez-Reverte… así como alguna de las cartas seleccionadas por Lorenzo Silva. En el nº 1.173, se publicó un artículo de mi amigo Juan Luis Hernández, titulado “En el mismo saco”, que por cierto me encantó. Lo llame por teléfono para felicitarle, quedando gratamente sorprendido, ya que aún no lo había visto, por haber estado muy atareado, dominicalmente hablando. Por el auricular, además de la voz de mi amigo, podía escuchar a Roig, su querido perro, ladrando de alegría porque su amo, amigo, compañero, además de educador, acababa de llegar a su casa.

Una obligación que tenemos los padres con nuestros hijos es educarlos para hacer más llevadera la convivencia con el resto de los mortales. En cuanto a la enseñanza, debe estar siempre en manos de sus profesores, quedando claro que los padres educan y los profesores enseñan, es mi forma de pensar.

Cuando el educar y enseñar converge con la misma persona es, con el amo, amigo y compañero del perro, bien sea de compañía, guardián, lazarillo (el mejor amigo del invidente), de raza o “mil leches”, con perdón.


Recientemente en el “Sorprende y no sorprende” de Es Diari, publicaba una foto de un cartel, dibujado un perro y frase “que pixi a casa teva”, de algún vecino de Es Castell, que estaba harto de que los perros hicieran “pipí” en su fachada. En una calle céntrica de Mahón, también hay un cartel que dice “agradeceríamos recogiese los excrementos de su perro, gracias”.

Por suerte, la gran mayoría de personas se han encargado de educar-enseñar a su perro y cuando salen a pasear con él, lo llevan atado de su pertinente correa y con su bolsa de plástico por si hacen sus necesidades en plena calle. Lo que resulta imperdonable y merecedor de tarjeta roja es el responsable del can que lo lleva sin atar y no recoge sus cacas. También tarjeta roja, para los que dejan abandonados a estos pobres animalitos, que su fin es la perrera municipal.

Las dos fotos, que acompañan estos comentarios, son de dos propietarios totalmente distintos. El perro campando a sus anchas, en una calle de Es Castell, después de haber hecho sus necesidades, líquidas y sólidas, en la misma acera. Y el otro totalmente quieto como si se tratara de una estatua, con la correa en la boca, esperando a que su amo saliera de comprar tabaco. Dos reflejos totalmente distintos, uno de buen educador y el otro de pésimo ciudadano, excepto que el pobre can se hubiera escapado de su hogar… que lo pongo en duda, qué puñetas.

______

barber-alles@terra.es

Cambio de mochila

jueves, abril 22nd, 2010

Las personas solemos planificar diariamente nuestras vidas, bien de carácter individual o familiar, procurando afinar la puntería, más si se trata de pasar un agradable fin de semana, excepto cuando el que planifica por ti es otro. Siempre es motivo de reflexión cuando llega el lunes, con las expresiones: menos mal que s’ha acabat es cap de setmana, vertaderament ho hem passat bé, un cap de setmana de cine o quina pena que s’acabi tan prest.

Mi fin de semana pasado ha sido, quina pena que s’hagi acabat tan prest. Empezó bien el pasado viernes por la noche en mi casa, sentado en mi sillón favorito, tomando un Cutty Sark con hielo y fumándome un H. Upmann-Epicure (estaba solo, ya que no acostumbro fumar en compañía no fumadora), siguiendo por radio el partido de baloncesto que se jugaba en Vigo. Ganó nuestro ViveMenorca, por fin, fuera de nuestra Isla.

Sábado por la mañana, con un sol radiante, partido de tenis en Trepucó y como espectador habitual que nos acompaña día y noche, el perenne talayot. Mediodía, comida organizada mensualmente con dos matrimonios. El restaurante escogido para este mes fue Sa Pedrera des Pujol. Un menú muy bien elaborado, acompañado de un buen caldo o sea, un buen crianza de Rioja, por supuesto un servicio esmerado. Comentario de uno de los comensales, bé, aquí devora hi ha es pujol, que té unes vistes precioses. Efectivamente, subimos a él, a muy pocos metros del restaurante, gozando de una panorámica preciosa, el pueblo de Sant Lluís, La Mola, Monte Toro, etc.

Por la tarde, dos acontecimientos deportivos de primer orden y por televisión, uno de baloncesto y otro de fútbol, de dos clubes que en nuestra isla sus pertinentes seguidores están muy equilibrados en el reparto, Madrid-Barça o viceversa. Yo que soy culé de toda la vida, de la rama que también nos sentimos españoles, hemorragia de satisfacción deportiva…sintiéndolo por mis amigos merengues y por el gran Sergio Llull “el aeroplano de Mahón”, como lo llama un comentarista nacional de televisión. Cuando juega él con su Madrid, viéndolo jugar como lo hace, me satisface que gane su equipo… es veu que m’he fet gran.

Domingo por la mañana, como es habitual, cap a s’Illa del Rei. Visitante especial, muy entrañable por su modestia, simpatía, entre otras virtudes… el señor obispo Salvador, siguiendo la visita guiada habitual de los domingos, como uno más… molt bé, senyor Bisbe.

Un valenciano que se siente menorquín, integrante de la asociación Amics de l’Illa de l´Hospital, residente desde hace años en nuestra tierra, enamorado de dos bellezas femeninas…Menorca y la Isla del Rey, me comenta: José, quan escriguis en es “Menorca”, m’agradaria reivindiquessis de part meva que sa rotonda des Cementeri és molt perillosa quan dos cotxes entren a ella a la vegada, per lo estreta que és. Verdaderamente en Toni tiene toda la razón del mundo. Casualidades de la vida, de vuelta a casa pasamos por ella y pudimos comprobar que un coche se había empotrado en ella, supongo la noche del sábado, quedando restos de dicho accidente. Supongo que dicho percance fue más por velocidad, que por estrechez. Más vigilancia policial, para estos imprudentes imitadores corredores de Fórmula I y tener en cuenta la “denuncia” de mi amigo Toni, referente a la rotonda del Cementerio.

Seguimos con el domingo deportivo… felicitaciones de todo corazón, al Alcázar por haber conseguido por méritos propios, el ascenso a Liga EBA y en especial a su presidente Paco Franco. Ya han pasado 65 años, desde que su fundador el padre Petrus (q.e.p.d.) hizo que botara el primer balón de cuero. El Sporting Mahonés empata en casa del líder el Sant Andreu. El Mallorca –soy uno de los pocos aficionados menorquines, de este equipo– ganando al Valencia…

Ah, por cierto tengo nueva mochila, regalo de una compañía de seguros por mi fidelidad a la entidad. Supongo que es por pagar religiosamente los recibos pertinentes.

––––––––
barber-alles@terra.es

Una de cal y otra de arena

martes, abril 13th, 2010

El lector recordará que a finales del pasado mes de enero comentaba en esta sección que desde hacía varios años la barandilla metálica situada en el mirador del Mercado, unos listones de madera sustituían a los barrotes metálicos que en su día desaparecieron por arte de magia, siendo un verdadero peligro por la altura que hay desde este mirador hasta sa Costa de sa Peixeteria, para los niños y los perros… los gatos no, porque estos animalitos cuando se caen siempre lo hacen con las cuatro patas.
Hace unos días, esta barandilla ha sido arreglada por orden de la autoridad competente o sea, los de Dalt la Sala, quedando preciosa y lo más importante, seguridad para los peques. Felicitaciones al concejal de turno… nunca es tarde cuando llega.
Se ha informado al ciudadano que se avecina para el próximo mes de mayo la tercera edición de Mô+Flors, en cuyo precioso evento nuestra ciudad estará engalanada por diversos floristas de toda Menorca con sus diseños particulares recreando la vista a los ciudadanos en general.
Parece ser que ya hay muestras de tal evento, que han surgido espontáneamente en algunas calles de nuestra ciudad, o sea un trailer  de la “película” Mô+Flors. Me refiero a la calle Punta des Rellotge de nuestra ciudad, la cual ya está “engalanada” floralmente o ya sean por fin, los famosos brotes verdes tan anunciados. Por desgracia y hablando en serio, no se trata de un caso puntual, en una calle determinada, este tipo de “brotes verdes” los podemos contemplar en muchos más lugares. Al “mochilero” no le queda más remedio que sacar tarjeta amarilla a los de Dalt la Sala, por no evitar la imagen penosa, ya que se trata de hierbajos.