Portal de Son Bou

En la vida cotidiana, los seres humanos tenemos la sana costumbre de mantener en perfecto estado de revista nuestra imagen.

En el aspecto personal, por supuesto; aseo, vestido adecuado para cada ocasión, sesión de peluquería cuando es necesario, calzado como si hubiéramos ido al limpiabotas (los de mi edad recordarán al des carrer Nou, un local con varios empleados, y también el callejero ambulante), etc.

En cuanto al hogar, lo mismo; fachadas limpias y bien pintadas (antiguamente encaladas. Ejemplo de blanco: el pueblo de Sant Lluís). En su interior, orden y pulcritud en cuanto a limpieza, plantas relucientes y bien cuidadas, etc.

Todo ello se lleva a cabo, no solamente “de cara a la galería”, es decir, para el resto de los mortales, sino también para nosotros mismos.

Si queremos “vender” bien nuestra imagen, el primero que tiene que “comprarla” es uno mismo.

A veces, los pequeños y poco costosos detalles tienen mucha importancia, a mi modesto entender.

Esto viene a cuento por la limpieza de las malas hierbas colgantes que tapaban las letras ubicadas en la parte superior del túnel que da acceso a Son Bou, además de haberlas pintado, acción llevada a cabo por el Ajuntament de Lô.

Desde este espacio, felicito al responsable municipal por haber ordenado este new look, mucho antes de que empiece la temporada turística.

Aviso a navegantes, para que sirva de ejemplo: poner hilo a la aguja y no esperar a la llegada de los primeros visitantes para efectuar este tipo de puesta al día de nuestra Menorca.

Leave a Reply