Archive for Febrero, 2010

Muerto el perro, se acabó la rabia

Lunes, Febrero 22nd, 2010

Cuando una familia normal tiene un inmueble, lo más lógico es que le saque un rendimiento recurrente, bien sea personal o monetario, y cuando estas dos circunstancias no se dan, lo intentamos vender o permutar. Pero nunca condenarlo a “morir”.

Voy a referirme a un inmueble municipal, des carrer de Sant Josep de Mô.

La gente de mi edad recordará que se usaba de conexión entre la citada calle y el huerto del antiguo Hospital Municipal, además de almacén municipal.

Debido a la ampliación y mejora del Hospital Municipal, obra muy necesaria para la mejora del servicio a las personas mayores, dicho paso quedó condenado, y seguía como almacén municipal hasta hace poco tiempo.

A consecuencia de la invasión de unos ocupas que forzaron la cerradura, acto denunciado por varios vecinos, la brigada municipal tuvo que “sellar” la entrada con maderos y cadena con candado, para impedir su ilegal ocupación.

Ni por éstas. Los ilegales “inquilinos” volvieron a la carga, esta vez forzando la puerta; actuación rápida de la policía municipal, desalojo al canto.

Al cabo de poco tiempo, brigada de obras municipal cap as carrer de Sant Josep, para tapiar la puerta en cuestión y solucionado el problema.

Lo que comentaba al principio, una familia normal, en un caso similar hubiera sacado rendimiento al inmueble, bien sea utilizándolo o vendiéndolo.

Solución municipal: muerto el perro, se acabó la rabia.

Portal de Son Bou

Domingo, Febrero 14th, 2010

En la vida cotidiana, los seres humanos tenemos la sana costumbre de mantener en perfecto estado de revista nuestra imagen.

En el aspecto personal, por supuesto; aseo, vestido adecuado para cada ocasión, sesión de peluquería cuando es necesario, calzado como si hubiéramos ido al limpiabotas (los de mi edad recordarán al des carrer Nou, un local con varios empleados, y también el callejero ambulante), etc.

En cuanto al hogar, lo mismo; fachadas limpias y bien pintadas (antiguamente encaladas. Ejemplo de blanco: el pueblo de Sant Lluís). En su interior, orden y pulcritud en cuanto a limpieza, plantas relucientes y bien cuidadas, etc.

Todo ello se lleva a cabo, no solamente “de cara a la galería”, es decir, para el resto de los mortales, sino también para nosotros mismos.

Si queremos “vender” bien nuestra imagen, el primero que tiene que “comprarla” es uno mismo.

A veces, los pequeños y poco costosos detalles tienen mucha importancia, a mi modesto entender.

Esto viene a cuento por la limpieza de las malas hierbas colgantes que tapaban las letras ubicadas en la parte superior del túnel que da acceso a Son Bou, además de haberlas pintado, acción llevada a cabo por el Ajuntament de Lô.

Desde este espacio, felicito al responsable municipal por haber ordenado este new look, mucho antes de que empiece la temporada turística.

Aviso a navegantes, para que sirva de ejemplo: poner hilo a la aguja y no esperar a la llegada de los primeros visitantes para efectuar este tipo de puesta al día de nuestra Menorca.

New look lumínico

Jueves, Febrero 4th, 2010

Estos días hemos podido constatar que en algunas calles de nuestra ciudad están cambiando las farolas, las cuales llevaban muchos años instaladas y pertenecían a lo que podemos llamar entorno vecinal, o sea, el mobiliario municipal.

Si no estoy equivocado, la primera calle en ejecutar dicho cambio ha sido de Sant Josep de Mô y, una vez terminado el trabajo en la misma, han continuado en sa costa de la Clota.

Como en todos los cambios, hay gustos para todos. Como tengo una parte de mi propia familia que vive en la calle ya mencionada, he podido recabar la opinión de varios vecinos y, como pasa en este mundo de Dios, no a todo hijo del Señor ha gustado el cambio, unos, que hay menos luz; otros, que deberían haber escogido otro modelo, que la luz es amarilla y no blanca… vatuadell cent llamps, es que es imposible hacer las cosas a gusto de todos.

Mi opinión personal es que el new look me ha gustado.

Una persona responsable municipal me ha comentado que estas nuevas luces consumirán una tercera parte de energía que  las antiguas. Muy bien por los de dalt la Sala, es importante invertir billetaje, para ahorrar en gasto de energía eléctrica a largo plazo.

Bien por la empresa que ha efectuado el cambio de farolas, por el esmero en instalarlas y no dejar, casi, rastro en las fachadas donde estaban las antiguas.

Por último, estoy convencido de que hay más luz, y, qué puñetas, me encanta su color amarillo.